No me gusta esa gente

Como ya comentabamos anteriormente, la Fox tiene una curiosa manera de apoyar al colectivo LGBT. Una no sabe como tomarse sus acciones, por un lado hay una gran visibilidad del colectivo en su programación, pero por otro lado no sabemos si esa visibilidad es muy acertada (la mayoría de las veces en la Fox, la homosexualidad es algo temporal).

La Fox, tu cadena amiga

Lo último ha sido que uno de sus presentadores Greg Gutfeld, presentador bastante conservador de la Fox News Channel ha declarado que quiere abrir un bar gay cerca de la  mezquita que se ubicará a unas calles de la zona cero, donde antiguamente estaban las famosas torres gemelas. Que sí, que sabiendo lo sensibles que son los estadounidenses con este tema y ese lugar en concreto, también parece una tocada de huevos. Pero bueno, que se apañen entre ellos que yo bastante tengo con lo mio.

A lo que iba, según dice el lumbreras, quiere “romper barreras y reducir la homofobia” cuando en realidad solo quiere atacar a los musulmanes con algo que según él mismo ha declarado, “es una aberración para ellos”.

Lo bueno es que él es igual o más homófobo y tránsfobo que los propios musulmanes a los que quiere poner a prueba. Ya que en su programa no deja de hacer chistes gays de muy mal gusto y comentarios como “no me gusta esa gente”. Por lo que no hay que ser muy listo para llegar a la conclusión de que lo que quiere es utilizar al colectivo LGBT para discriminar a una comunidad musulmana que no siempre es homófoba e intolerante.

shityourselflittleparrot

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No me gusta esa gente

  1. junne dijo:

    Ya sabes lo que opino de la Fox. Me remito al post sobre la innuit de Bones y el pibón de la 13. Hacer que series con un excelente trabajo a nivel de personajes y coherencia en la trama rompan todo eso para “aleccionar” o porque consideran que “se les ha ido la mano” hace que tanto la cadena como la productora pierdan todo mi respeto.
    Al fin y al cabo, The L Word nunca tuvo una trama coherente por mucho que se dieran el lote. Pero los pastiches “ahora juntamos a la 13 con el conguito cabrón aunque apenas se hayan hablado 2 veces y tengan menos química que la Tatcher con el alto e los Morancos”, y la “relación” de la Ángela con la novia y los posteriores comentarios y justificaciones (es que está salida, no aguanta dos días, se va rozando con las paredes, si es que va con todo lo que pilla…), pues como que NO.
    Oh, que mala leche me entra…

Los comentarios están cerrados.