Oh my Gosh!

Al poco de nacer ya me querían mojar la cabeza. Bautizo, lo llaman. Como mis padres eran muy progres, rechazaron la moda del momento de decidir por sus hijos y optaron por que cuando yo creciera, decidiría la religión que quisiera (o no). Cuando tuve uso de razón a los 20 a la tierna edad de 4 años, empezaron a decirme (no mis padres, sino gente extraña y cabrona) que me quedaría en el Limbo por toda la eternidad al no estar bautizada. Como soy idiota pensé en la canción de Limbo Rock... (pausa dramática). Años más tarde y tras ver Incepcion con Ellen Page y Marion Cotillard tampoco me parece tan mal plan quedarme allí un tiempecito.

La última cena de Battlestar Galactica

Más tarde llegó la época del soborno con regalos. Hablo, por supuesto de la primera comunión. Primero te atacan con la carencia social que sufrirás si no te vistes de blanco y rezas ‘Todos tus amigos la van a hacer ¿Vas a ser tú la única que no la haga?’. Cuando ven que a ti eso te importa menos que la apasionante vida del mejillón de roca, optan por atacarte con la carencia económica que vas a padecer, que a esa edad son basicamente… las chuches ‘Pues tu verás, pero todos tus amigos van a tener regalitos y tú no vas a tener nada’ que aquí sólo falta que al final te digan ‘por hijaputa y por mala’. Como ven que a ti eso te importa menos que la carpintería naval del siglo XVII, optan por limitarse a decir ‘¡que sepas que la culpa de que vayas a arder en el infierno por toda la eternidad es de tus padres!’. ¿Pero no me iba a quedar en el Limbo con la Page y la Cotillard? Entonces, como yo era un poco cabrona y veía que se habían rendido, les di esperanzas diciendo ‘Bueeeeno, vaaaale… ¿qué tengo que hacer?’Ir a catequesis todos los días, confesarte y rezar’ ‘Pues paso’.

La última cena de Lost

Y por último, cuando ya eres mayor pasa lo siguiente; Si te quieres casar y eres homosexual, simplemente no puedes. Se dice que cuando un homosexual entra a una iglesia, los santos lloran sangre, la cruz del altar se invierte y el agua bendita se convierte en calimoxo. Vamos… la iglesia acaba con más mala pinta que la Duquesa de Alba con colitis.

En resumen, creo que queda claro que yo no soy creyente desde pequeña y también queda claro que mis padres no decidieron por mí. Sinceramente no me casaría nunca en una iglesia tanto por creencia como por el entorno en sí. Aunque esto último parezca una tontería, el hecho de estar rodeada de estatuas llorando, sufriendo y siendo crucificada no es mi idea de un día de boda. Yo quiero que ese día lo pasen bien hasta las figuritas de la tarta.

La última cena de Los Soprano

Pero también hay que pensar en quien es homosexual y creyente. Esa gente se ve rechazada tanto por la parte social como por la parte espiritual y eso sí que es una putada de las gordas.

Esto puede cambiar en un futuro, o no. No se sabe. Supongo que cuando los LGBT’s del mundo dominemos la economía (Muahahahaha!!!) a lo mejor pagando un módico precio, una marica católica se podrá casar con otra marica católica en una iglesia.

Dios

Lo curioso del caso es que otra vez nos encontramos con que del dicho al hecho hay un buen trecho y que no es lo mismo decir que nos amemos y nos respetemos los unos a los otros, si los otros son homosexuales. Ya sabes, teme al hombre de un solo libro.

 

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Oh my Gosh!

  1. VeroMac dijo:

    Genial!!! jajajaja
    En mi caso decidieron por mi y me dejé sobornar.

  2. junne dijo:

    Osti… Que rallada… Sale un google ad de un viaje a tierra Santa debajo de tu entrada O_o”’
    ¿Pero WordPress no era sin publi? Tia, que te lo quiten, que yo sé que tú no lo has puesto y encima da mal rollo, que el guguel es tonto y no pilla la ironía xD

    Pos por mi decidieron, y como soy una vendida hice la comunión por los regalos, claro, pero ahora me has metio la duda en el cuerpo, porque…
    ¿Me muero y voy al cielo con Angelina,
    o la lío en una iglesia, me excomulgan, y me voy al limbo con MI Cotillard?
    Joer, qué dilema…
    Vete al peo, que yo venía a tu blog a ver fotos de chicas guapas😛

  3. littleparrot dijo:

    Amén.

    Pues a partir de ahora, nada de fotos. Ea! A pan y agua os voy a tener!

  4. Pingback: Los 10 Mandamientos | Los Misterios de Little Parrot

Los comentarios están cerrados.