Lesbian Closet: Corbatas y tirantes

Miras la pantalla del televisor y ves un fragmento de una película mala en la que sale una pareja besándose apasionadamente. A la escena no le falta de nada. Hay empotre contra la pared, respiración acelerada y manos que desnudan torpemente.

La escena se corta bruscamente cuando la pareja se tumba en la cama y de pronto ya es de día. El lúgubre apartamentillo se convierte en un loft neoyorquino con ventanas gigantescas (llenas de mucha mierda en la mayoría de los casos) que iluminan el lugar hasta la saturación y desde las que se puede ver Central Park (si la película está rodada en París siempre se verá la Torre Eiffel, eso es así).

La película, para no salirse de la norma no nos vaya a sorprender, continúa con la imagen de una chica descalza y sonrisa pícara que lleva entre las manos una taza de humeante café vistiendo únicamente la camisa del chico que le espera en la cama.

Más o menos así pero con una taza de café. Los pendientes, el gorro y los calzoncillos son opcionales.

Más o menos así pero con una taza de café.
Los pendientes, el gorro y los calzoncillos son opcionales.

Digamos ahora que nos encontramos en la misma situación hasta que llegamos a la escena de la mañana siguiente, pero en este caso quien va hasta la cama llevando una taza de café es el chico y lo único que lleva puesto es el vestido de lentejuelas rojo que la chica llevaba la noche anterior.

Misma situación, distinto resultado.

A ellas les queda bien hasta un saco de patatas con un par de agujeros para sacar las piernas.

A ellas les queda bien hasta un saco de patatas con un par de agujeros para sacar las piernas.
Y a Kristen Bell le vamos a perdonar esos ojillos de farlopera porque va a rodar la película de Veronica Mars.

Es curioso como la mayoría de las veces (no siempre) cuando nos muestran a un hombre con algún complemento de mujer,  suele ser para causar una situación ridícula o cómica. Mientras que cuando nos enseñan a una mujer con algún complemento masculino el resultado suele causar otro tipo reacciones.

Ella puede ir con un vestido, una camiseta o en ropa interior, que si le colocas una finísima corbata o unos tirantes, nuestros ojos percibirán a esa mujer de un modo diferente. Profesional, muy profesional.

Marion

Pues eso… distinto resultado.

Por supuesto, estos complementos  y otros no favorecen a todo el mundo por igual, ni tampoco son únicamente para uso y disfrute bolleril. A unas se las verá más masculinas que a otras pero el resultado no suele desagradar a nadie.

Qué bonito es pasar de posts serios a post frívolos así sin avisar.

Sed buenas.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Pipol. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Lesbian Closet: Corbatas y tirantes

  1. pato dijo:

    ja ja me encantó. Que bien que escribes.Un beso.
    patricia(arg)

  2. Nosu dijo:

    Me encantan las mujeres vestidas así…
    el hecho es que se puede atribuir a ese efecto de “mujer vestida de hombre->mola a hombre vestido de mujer->ridículo a un sentimiento machista y homófobo… Un hombre vestido de mujer es un mariquita, o rarito, eso sí, una muejr vestida de hombre está estupenda porque claro… ser hombre es la polla.

    aun así, este post ha estado escaso de fotos eh xD Me quedo con la primera.. Cobie Smulders?

  3. littleparrot dijo:

    Butterflied87,

    Ya ves. Lo mío ha quedado como un boceto al lado de eso.

  4. littleparrot dijo:

    pato,

    Gracias🙂

  5. littleparrot dijo:

    Nosu,

    Ahí le has dao! Lo de “ser hombre es la polla” es justo lo que pensaba tras hacer un ligero análisis de la diferencia entre hombres y mujeres que se visten de lo que no son. Y pienso que los tiros van por ahí.

  6. pandemonium dijo:

    Lo de la camisa mañanera forma parte de esos fenómenos paranormales del día después, con los que nos adoctrinan las pelis. Como lo es también el despertarse divina con o sin maquillaje, y con el pelo cuidadosamente despeinado.

    Por otro lado, ellos con nuestra ropa, lo siento pero no me resultan atractivos ni de lejos, será por la talla, o por la percha en sí, no sé.
    Y en cuanto a lo de verlas con su camisa, si me ciño a lo puramente estético, aunque no está entre mis preferencias, la verdad es que me arrancan una sonrisa.

    PS.- También influye mucho el tipo de camisa, y cómo la llevan…

  7. littleparrot dijo:

    pandemonium,

    El hecho de ver como la actriz se levanta fresca como una rosa ha hecho mucho daño en la autoestima de más de una. Que una cosa es cascarse la camisa del maromo de turno y otra levantarse sin los pelos tiesos y con cara de haber pasado una semana en un balneario. La escena suele ser curiosa y repetitiva en un buen puñado de películas, pero no me disgusta, me hace gracia.

    Un saludo

  8. pandemonium dijo:

    ¿Escena curiosa? Perdona, pero yo la calificaría de extraordinaria, incluso de ciencia ficción. Otro “Expediente X” que me atormenta es lo de despertarse, tras una noche de pasión desenfrenada, con la ropa interior puesta. ¿Tú conoces a alguien que le haya ocurrido? Yo no, y si alguna vez me pasa, probablemente a continuación me dará un infarto.

    Discúlpame, que ya sé que estoy desviándome del tema del post, pero eso se debe a que soy un pelín impredecible, y además, a que los tirantes no me gustan nada de nada. A las corbatas les doy un pase, única y exclusivamente, porque a veces pueden llegar a dar mucho juego.
    Gracias por la paciencia…

Los comentarios están cerrados.