50 centavos

Marilyn Monroe dijo una vez que en Hollywood te pueden pagar mil dólares por un beso, pero sólo cincuenta centavos por tu alma.

Fue una de esas chicas de moda con fecha de caducidad a la que la gran “máquina de los sueños” descubrió, exprimió, explotó y destrozó sin reparos. Cuando tú no estés, habrán miles de chicas esperando en la puerta en busca de una oportunidad.

En Hollywood la virtud de una chica importa mucho menos que su peinado.

En Hollywood la virtud de una chica importa mucho menos que su peinado.

Tras ella hemos visto pasar, efectivamente, a miles de chicas que ocuparon los carteles, las portadas y las fantasías de aquellos que tras verla en pantalla en el papel de su vida sufrían un encantamiento muy bien maquinado por esa industria que se hace llamar arte.

Lo malo del arte cuando se convierte en puro entretenimiento y búsqueda de beneficio es que el público no quiere ver siempre a la misma chica mona y los propios artífices de esas obras se cansan rápido del producto que están vendiendo. Así de cruel es la cosa, sí.

Muchas de estas chicas envejecen en un rincón, mueren por sus propios medios a una edad temprana convirtiéndose en mitos o simplemente son olvidadas junto a esa pareja del calcetín que siempre se nos pierde.

Frances Farmer, Pauline Goddard, Theda Bara, Katherine Hepburn, Ingrid Bergman, Marlene Dietrich, Vivian Leigh o Greta Garbo fueron actrices que en su momento se consideraron imprescindibles pero que luego fueron guardadas en un cajón.

Más tarde les ocurrió lo mismo a otras como Meg Ryan, Julia Roberts, Elizabeth Mastrantonio, Melanie Griffith, Debra Winger, Sophie Marceau o Julia Ormond. Si ves a alguna trabajar no será en papeles con el nivel de antaño.

Y es que cuando una actriz ha sido elevada al nivel más alto y baja de golpe, es muy difícil que recupere su puesto porque siempre hay una chica más joven, más guapa y con más ganas esperando en la puerta.

Tampoco hay que cogerle tirria a las nuevas porque tienen derecho a ser descubiertas. El hecho de que sustituyan a una gran actriz de 40-50 años no es culpa suya, sino de esa gente que se piensa que a la que aparece una arruga en la cara, la actriz pierde su capacidad interpretativa. El actor en cambio no. Que te quede claro.

¿Sigue pasando en pleno siglo 21? Of cors mai fren.

¿Recordáis cuando Scarlett Johansson salía hasta en la sopa? La actriz indie del momento, talento y sensualidad, la nueva Marilyn, la musa de Woody Allen, calidad interpretativa y glamour…

Pues ya se la están cargando. Scarlett está gorda, Scarlett enseña el culo, le roban el móvil a rubia y tonta, Scarlett tiene celulitis, a Scarlett le roban el novio ¡otra vez!

Sigue trabajando, sí, pero no cuentan con ella como antes.

Cuanto más sabes quién eres y lo que quieres, menos te afectan las cosas.

Trabajas catorce años haciendo películas independientes y recibes un premio a los mejores pechos.

Si la actriz de la que se cansan no tiene talento pero es mona, simplemente la olvidan (Megan Fox o Pamela Anderson), pero si la actriz tiene talento y quieres que se hable menos de ella para bajarle el caché un poco, se puede recurrir al insulto.

Y es lo que me da miedo de la nueva chica de moda que ocupa todas las portadas. No se deja de hablar de Jennifer Lawrence. Está en todos lados y sabemos que nos encontramos en la parte más dulce de la historia.

Tiene talento, es mona, interpreta con naturalidad, sabe elegir, es joven, fresca, divertida, mordaz, sabe caerse con gracia y recibe premios cada vez que se levanta de la cama.

Es su momento y tiene la suerte de no contar únicamente con 10 minutos de gloria porque para Hollywood ahora mismo, todo lo que ella toca se convierte en oro.

Con suerte, a mí todo esto no me destruirá.

Con suerte, a mí todo esto no me destruirá.

Los Oscar se acercan y ya se empieza a hablar de ellos y de ella. Y es que parece ser que su papel en American Hustle no ha dejado indiferente a nadie y su beso con Amy Adams (Sunshine Cleaning) tampoco.

Hace tiempo que la ceremonia dorada me la tomo como un anuncio de varias horas en las que nos intentan vender un número indiscriminado de películas que quieren que veamos. Sirve como promoción pero la calidad del premio es discutible en muchos casos.

De todos modos, ya sabemos que nadie monta espectáculos como los estadounidenses. Considerar Los Premios Oscar un medidor de calidad cinematográfica es una decisión que cada uno tiene que tomar.

Esta entrada fue publicada en Cine, Pipol y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a 50 centavos

  1. Carla dijo:

    Espero que Jennifer Lawrence corra mejor suerte y no sea olvidada tan fácilmente. Es absolutamente magnífica.

  2. Pingback: Jennifer Lawrence y Amy Adams comparten un beso lésbico en “American Hustle” - Lesbicanarias

  3. pandemonium dijo:

    Hollywood en eso, es un reflejo de la sociedad y, consecuentemente, también del trato injusto y desigual para con la mujer.
    Intensifica y antepone la belleza a todo lo demás, porque sabe que con ella como aliada, (nos) cuela todo lo que quiere, ya sea una historia infumable o la enésima secuela insufrible.
    Nuestro cerebro se activa placenteramente, quiere más… y para que siga atento a la pantalla, es decir, anestesiado, nada mejor que renovar y ofrecer carne fresca; no vaya a ser que se ponga a pensar y se dé cuenta del “peliculón” que está viendo.

    Pero no nos escaqueemos porque, como espectadores, escenas que podrían resultarnos a veces ofensivas, otras veces perturbadoras o incluso las llamadas “de mal gusto”, sólo somos capaces de justificar y, por lo tanto, de aceptar, siempre y cuando veamos a gente atractiva y espectacular interpretándolas.
    Y de lo anterior, Su Señoría, me declaro culpable…
    (“Seventeen” de Ladytron no va a salir de mi cabeza en horas)

  4. littleparrot dijo:

    Carla,

    No parece una pazguata a la que se le pueda ningunear tan fácilmente, pero Hollywood es más grande y cabrón.

  5. littleparrot dijo:

    pandemonium,

    No es por nada pero a las mujeres siempre nos toca la peor parte y ya no nos dejan ni envejecer, que es lo más natural del mundo.

    Es verdad lo que dices sobre que una película con una cara bonita entra mejor y supongo que cada uno tiene el listón más alto o más bajo. El otro día me sorprendí diciendo que no me gustaba una serie porque todos eran demasiado guapos. Prefiero una buena historia con un Luther sin afeitar o una Jackie cansada, que una mala historia con pibones toqueteándose el pelo y diciendo “whatever” cada dos frases. Pero es verdad que en algún punto todos hacemos la vista gorda y nos dejamos engatusar con historias manidas interpretadas por “la actriz antes modelo de Victoria’s Secret” mientras nos autoconvencemos con eso de que “a lo mejor no es tan mala”.

  6. Rachel dijo:

    Luego está Bette Davis que te hace un papel, ya entrada en edad, a su mejor nivel en What Ever Happened to Baby Jane?
    La que vale, vale.

  7. Srta Lessmore dijo:

    Totalmente de acuerdo con Rachel, la que es buena actriz lo es y punto.
    La industria de Hollywood ha fomentado la idea del actor/actriz guapo, hasta el punto de que si alguien te dice que quiere ser actor lo primero que piensas es que es un “creído” porque el cine nos ha metido en la cabeza el binomio interpretación-belleza.

    Lo que comentas, littleparrot, de que dejaste de ver una serie porque todos eran muy guapos, eso es lo que más me chirria de las telenovelas (aparte de que son malas con avaricia). Por ser buena hija y cenar todas las noches con mi madre me siento con ella a cenar a la hora de la telenovela de Nova. Los actores que hacen de buenos son todos guapos, ahora, algunos son pésimos actuando.
    Y si te fijas, los buenos son guapos y los malos son feos.

    Volviendo al tema del post, si uno se para a pensar, parece que la revista Playboy es una metáfora de Hollywood: vende chicas de fantasía y cada mes tiene una en la portada (la chica de moda).

  8. littleparrot dijo:

    Rachel,

    Siempre hay excepciones. A una actriz madura de repente le puede caer en las manos el papel de su vida. Lo malo es que muchas de ellas acaban olvidadas porque no le dan la oportunidad de lucirse porque no reciben ni un solo papel.

    Pero por supuesto la que vale, vale, y si los grandes estudios se descuidan y una Bette Davis en potencia recibe un papel, aunque sea mediocre, lo puede convertir en una gran interpretación.

  9. littleparrot dijo:

    Srta Lessmore,

    Yo últimamente alucino con Melissa Leo. Una actriz de más de 50 años, camaleónica a más no poder (muchas veces digo… ¿es ella o no?) y que hace papeles alucinantes como si no costara.

    Lo de las series de guapos, es que lo siento, pero no puedo. Y sí, los buenos guapos y los malos feos, como en “Érase una vez…”

    Muchas gracias y bienvenida, que te tengo controlá y sé que eres nueva por aquí🙂

  10. Srta Lessmore dijo:

    Gracias Littleparrot por la bienvenida!!
    Llegué a tu blog hace dos años cuando vivía en Pekín (sí, yo era una de las que te mandaba tráfico desde China ;)). Me ayudó la simpatía que derrochas en tus post para sobrellevar las primeras semanas.

    Aunque mi blog tiene un enfoque más local, espero que alguna vez te pases y encuentres algo interesante🙂

  11. littleparrot dijo:

    Srta Lessmore,

    Pues bienvenida a los comentarios entonces. Y gracias por leerme desde tan lejos y desde hace tanto tiempo🙂

  12. laura dijo:

    Es indudable que hollywood tiene su maquinaria,pero igual les pasa a los hombres Me parece a mi,la que tiene suerte y vale ahí esta si no que se lo digan a meryl streep por ejemplo.

  13. littleparrot dijo:

    laura,

    Tienen que ser muy buenas para aguantar lo que se les pide y la competencia incesante que va apareciendo cada año.

  14. Pingback: Blonde and Gifted | Los Misterios de Little Parrot

  15. Pingback: Mentiras sobre la homosexualidad | Los Misterios de Little Parrot

  16. Pingback: La fase de los porqués | Los Misterios de Little Parrot

  17. Pingback: Three Generations | Los Misterios de Little Parrot

  18. Pingback: Strike a pose | Los Misterios de Little Parrot

Los comentarios están cerrados.