El ruido de todas las ciudades

Algo antinatural es algo que se supone contrario al orden de la naturaleza.

No sé, para mí, como soy muy simple, algo antinatural sería frotar dos palos de madera y que saliera RedBull, pero si buscáis la palabra antinatural en internet veréis que casi siempre está relacionada con la homosexualidad. Siempre llamando la atención…

Sé lo que estaréis pensando; en la naturaleza la homosexualidad se da en muchas especies animales. A lo que alguno os dirá que lo que nos diferencia de los animales es nuestra moral y nuestra capacidad para crear cosas. Me parece perfecto, pero puesto que la moral es la suma de conocimiento, costumbres, creencias, valores y normas de una persona o grupo social, lo que para ti puede ser inmoral, para mí puede ser totalmente normal.

Por poner un ejemplo así a lo loco, antes se consideraba inmoral que una mujer cantara en un escenario, y ahí me ves tú ahora a las pescaderas y carniceras de los mercados cantando libremente su famoso “naino naino”.

Contranatura

Contra natura.

Apenas hemos estrenado el año y algunas noticias nos hacen parafrasear al profesor Hubert J. Farnsworth y decir eso de “I don’t want to live on this planet anymore”.

La incoherencia y el sinsentido parecen ser las características más notables de una sociedad que presume de tener excedentes de moralidad y valores éticos.

Creo que deberíamos cerrar el grifo de cretinos porque al final nos vamos a ahogar. Y si no, elige la pastilla roja, abre los ojos y mira a tu alrededor:

– Podemos encontrar libros como ‘Maybe He’s Not Gay: Another View on Homosexuality’, que Amazon tuvo que retirar de sus páginas y donde se invita a los padres a ignorar a sus hijos y al hecho de que sean gays usando la técnica del “si cierro los ojos desaparecerá”. Pero aparte de Amazon, otra empresa que no está acertando mucho últimamente es Coca-Cola, que tras haber recibido críticas por patrocinar los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, ahora la ha cagado también en Sudáfrica donde hace poco lanzó su famosa campaña para personalizar latas de refresco con la palabra que eligieras a través de una web. Con la palabra que eligieras menos con aquellas relacionadas con la homosexualidad, claro. Si por ejemplo escribías “Gay” te salía escrito “Oops. Vamos a hacer como que no has escrito eso. Por favor introduce otro nombre.” 

Las marcas que te quieren

Las marcas que te quieren… lejos.

– Podemos escuchar declaraciones de un par de homófobos con cara de zoquete como ese presentador y ese sacerdote que se alegraron tras saber que Pedro Zerolo (político gay y uno de los activistas más conocidos del movimiento LGBT en España) tenía cáncer. En concreto dijeron cosas como que la suerte de Pedro Zerolo se la trae al pairo, que no cambiarían la vida de un perro por la de Pedro Zerolo o que no le extrañaría que se tratara de un castigo de la Divina Providencia. En fin, buena gente. Ese es el nivel.

– Podemos ver como Kirk Cameron al crecer solo sabe dar problemas, y en vez de comprarse un buen juego de mesa y divertirse en el salón de su casa, prefiere dedicar las horas muertas a declarar que la homosexualidad va “contra natura […] y contra muchos de los pilares de la civilización” (Kirk – Gran historiador y antropólogo). Aunque bueno, peor es lo del actor Ivan Okholystin, que dijo que si por él fuera metería a todos los gays vivos en un horno. No sé, a lo mejor te has pasado un poquito querido Chef Ramsay.

– Podemos ver como el alcalde de SochiAnatoli Pajomov, dice que en su ciudad no hay ningún homosexual. Mi mente me ha jugado una mala pasada, me he acordado de la serie ‘Little Britain’ y me he imaginado a Anatoli afirmando eso con cierta tristeza y soledad.

"I'm the only gay in the village"

“I am the only gay in the village”

– Podemos ver como nuestra existencia afecta incluso a los cambios meteorológicos. Susanne Atanaus, una candidata republicana al Congreso de Estados Unidos por Illiniois, afirma muy convencida ella, que los desastres naturales que sufre el país últimamente se deben a que Dios está enfadado a causa del aborto, los matrimonios homosexuales o las uniones civiles. Lo peor es que no es la única, David Silvester, un concejal británico del partido ultraderechista, dice que el matrimonio gay es el culpable de las últimas inundaciones en Gran Bretaña. Pecad mucho, que mañana quiero lluvia.

– Podemos ver como nuestros amigos religiosos aman al prójimo menos si es marica. El nuevo cardenal español, Fernando Sebastián, dice que la homosexualidad es una deficiencia y que debe ser corregida con tratamiento. A lo mejor, como sabe tanto de tratamientos, también me puede decir el que deberá seguir un ex miembro de la Guardia Suiza que ha tenido que denunciar el acoso sexual sufrido por parte de miembros del Vaticano. Por otro lado el obispo de Segorbe-CastellónCasimiro López dice que el matrimonio entre personas del mismo sexo provoca un aumento de hijos con graves perturbaciones. Y sabéis que a ellos les gusta consumir a los niños en buenas condiciones.

– Podemos ver programas de televisión insultantes como el que va a sacar Channel 4, llamado ‘Cure me, I’m gay‘ donde los concursantes se curarán al fin de esa enfermedad tan chunga que les hace sentirse atraídos por gente de su propio sexo. Qué asco ¿no?

Una abominación de las grandes.

Una abominación de las grandes. ¿Dónde vamos a ir a parar?

– Podemos ver discriminación en los colegios por parte de alumnos, padres y profesores. Aquí vemos como todo el mundo es capaz de levantar la mano a la hora de pisotear a los demás. No importa la edad, la raza o la religión. Qué bonito es eso de unirse al fin para destruir a alguien. No me veis, pero me está cayendo hasta una lagrimilla de la emoción.

– Podemos ver como el invento del año ha sido un fracaso. Resulta que en Canadá y Estados Unidos se vendían unas pastillas con sabor a pene (sí, por desgracia has leído bien) para curar la homosexualidad (en los hombres, supongo). Las pastillas ‘Gay Away’ han sido retiradas del mercado. Supongo que al final resultó que era un pelín grotesco, una burrada, una mentira, asquerosillo y esas cosas. El caso es que no quiero ni pararme a pensar cómo han conseguido impregnar las pastillas con ese sabor.

Ehhhmm... ¿no lo había de sabor a fresa?

Ehhmm… ¿no lo había de sabor a fresa?

Como habréis podido comprobar, nunca la vida de un colectivo de gente había creado tanta expectación. No se priva nadie a la hora de señalar, insultar, ridiculizar, penalizar, oprimir o incluso agredir. Pero seguiremos respirando.

”el ruido de todas las ciudades del mundo no puede tapar el sonido de mis tacones”.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El ruido de todas las ciudades

  1. Marta dijo:

    Con lo de las pastillas se les ha terminado de ir la cabeza, a quien se le ocurre?

  2. littleparrot dijo:

    Marta,

    No sé si es peor la ocurrencia, la razón por la que han ideado el producto, el diseño de la caja o la composición del mismo. Lo tiene todo.

  3. pandemonium dijo:

    Repasito demoledor. Es tan demencial, que parece que se les haya ocurrido a los de “El Jueves”.

    Represión y más represión, depravados que se siente amenazados, poderosos instalados en la Inquisición, lunáticos poseedores del “único” camino y, mis favoritos: todos los que les legitiman y sostienen mediante sus votos, mediante el silencio y mediante eso que llaman fe; que miran hacia otro lado sin hacer nada, sin una pizca de comprensión, que no conciben lo que significa respetar… son mala gente, a toda esa chusma borreguil les deseo lo peor, a esos sí que apetece expulsarlos de la especie humana.

    Porque, lo siento, pero la Justicia no puede reparar el daño hecho, y es tan lenta, que nunca puede llamarse Justicia.

  4. littleparrot dijo:

    pandemonium,

    Demencial pero real como la vida misma. Llega un momento en el que te pones a leer tanta tontería junta que no sabes si estás dentro o fuera del psiquiátrico. Lo peor es que esta clase de cosas ya son vistas con total normalidad y parece que ya juegan al “a ver quién dice la burrada más gorda”.

  5. Lo de contra natura y luego decir que tenemos razón y no somos animales es tan estúpidamente contradictorio, que no sé cómo no se les cortocircuitan las neuronas cuando piensan en ello😛. Pero es un asco, sí, que haya tanta gente creyéndose con la sabiduría y moral “correctas” para juzgar a los demás. Y es un asco que tantos otros miren hacia otro lado.

    A mi me gusta ver los Juegos Olímpicos y los de invierno un poquito más, pero en esta ocasión voy a pasar completamente de ellos, mi forma personal (aunque pequeña y limitada) de boicotearlos. Muy mal y deleznable me parece la ley rusa, pero igual de mal y deleznable me parece el silencio y el mirar a otro lado del Comité Olímpico Internacional, prohibiendo a los doportistas hacer cualquier tipo de declaración o gesto en contra… Los deportes no son política… Es que no es cuestión de política, señores, es cuestió de derechos y justicia.

    (Hoy el comentario va a salir firmado con mi verdera identidad… esto de tener cuenta en wordpress te quita el anonimato del nick habitual xD).

  6. littleparrot dijo:

    Helena Ramirez,

    El anonimato es algo que poco a poco iremos perdiendo. Tiempo al tiempo🙂

    Sobre lo del boicot que comentas, a lo mejor no es algo que ellos vayan a notar mucho, pero a nivel personal sí que hace sentirte un poco mejor a la hora de alimentar nuestros ideales. En cualquier caso, los que miran a otro lado cuando se está cometiendo una injusticia les hace de algún modo cómplices pasivos.

  7. Nosu dijo:

    No hay día que no salga una noticia con homofobia de por medio, si está una un poco al día, es agotador.

    Todo el mundo está ahora contento que si google pone el doodle con la bandera y los JJOO; hacen un anuncio contra las leyes homófobas… pero se ha hecho algo realmente que funcione? Algun boicot, alguna respuesta del COI… bah

  8. littleparrot dijo:

    Nosu,

    Pequeños gestos de apoyo parecen suavizar la situación aunque no sea suficiente. No deja de ser irónico que en unos Juegos Olímpicos se discrimine a una parte de la sociedad.

  9. SimpleDay dijo:

    Lo de las pastillas con sabor a pene me “pararon el pelo” como decimos acá, que no se mal interprete por favor. Me sorprendió sobremanera.🙂
    La cosa es que me dio mucha tristeza este recuento de actos homofóbicos a los que les seguimos haciendo frente en estos tiempos, por favor.
    Pese a lo anterior, tu tono sarcástico me arrancó un par de risas…. y solo quiero volver a señalar que lo de las pastillas me paró el pelo…creo que el fracaso se debió a que los efectos fueron los opuestos a los deseados y a las heteras las vuelve lesbianas… porque que ASCO!!

  10. littleparrot dijo:

    SimpleDay,

    A ti se te para el pelo y a ellos el cerebro. Lo suyo es bastante más grave.

    Saludos🙂

  11. Pingback: Los cobardes temen la valentía | Los Misterios de Little Parrot

  12. Pingback: La fase de los porqués | Los Misterios de Little Parrot

Los comentarios están cerrados.