Los límites del control

Un matrimonio y sus dos hijos pequeños se disponen a ver una película llamada ‘Te Mataré muy Fuerte y Escupiré sobre tu Tumba: 3’. Desde el comienzo se ven explosiones, cosas saltando por los aires, disparos, muerte, destrucción, sangre, puñetazos y mucha violencia. Nadie se inmuta hasta que el musculado protagonista y la recauchutada mujer se besan y empiezan a desnudarse sobre un carro de combate que acaban de robarle a los terroristas. Tanto el matrimonio como los hijos empiezan a ponerse incómodos ante la incertidumbre de cuán explícita será la escena de sexo. Conclusión: la violencia es algo natural pero el sexo ni de coña.

Hace poco, Mayim Bialik se quejó de los anuncios promocionales de la serie ‘Masters of Sex’ por su alto contenido erótico. ¿En serio? ¿Cómo se supone que se los tengo que explicar a mis hijos? Particularmente al mayor, que ya lee’. Puede que la mejor opción es que todas las televisiones del mundo se pongan de acuerdo en emitir contenidos dirigidos a todos los públicos hasta que los hijos de Mayim sean mayores de edad. Pero a lo mejor, y lo digo como idea así a lo loco, lo suyo sería que los molestos padres controlaran los horarios y contenidos que ven sus hijos, según su propio criterio, para así no tener que delegar la educación de estos a la televisión, los videojuegos o los peces de colores. No deja de ser curioso el gran ejemplo de doble rasero que tenemos aquí porque Mayim Bialik ha donado dinero hace no mucho para financiar una guerra. ¿Cómo se le explica eso a un hijo?

Lizzi Caplan tremendamente afectada por las palabras de Blossom

Lizzi Caplan tremendamente afectada por las palabras de Blossom.

Hace algunos años vi un documental muy interesante llamado ‘The Celluloid Closet’ en el que se analizaba el trato a personajes homosexuales en el cine por parte de las grandes productoras de Hollywood. La censura estuvo muy presente durante varios años y esto alentó a los creadores a ser un poco más creativos a la hora de engañar a los ocupadísimos censores y colarles personajes homosexuales sin que se dieran cuenta. La censura llegó a aplicarse incluso a simples besos entre hombre y mujer, auque pocas veces se aplicaba a escenas violentas.

Pero la censura no es cosa del pasado por mucho que nos cueste creerlo. El primer capítulo de la nueva temporada de ‘Doctor Who’ incluyó un beso entre una pareja recurrente en la serie; Madame Vastra (una reptiliana) y Jenny Flint (una joven humana). Pues bien, la BBC tuvo que censurar el beso lésbico para su retransmisión en países asiáticos ya que, por lo visto, en Hong Kong, Corea del Sur, Taiwan, Tailandia, Indonesia, Malasia y Singapur este tipo de contenido tiene reglas muy estrictas de control. Lo curioso del caso es que ambos personajes dejan claro que son un matrimonio una y otra vez. Eso no se ha censurado. Lo que se ha censurado es un beso que se dan ambas para compartir oxígeno (ojo al dato). En fin que la escena ni siquiera es sexual.

'Share with me'

‘Share with me’

En México también ha pasado algo por el estilo. Televisa censuró un beso entre dos hombres (José Eduardo Derbez y Diego de Ericeen la telenovela mexicana ‘Qué Pobres tan Ricos’. El final que se tenía pensado para los personajes era que culminaran su historia con un beso en los labios, pero lamentablemente la escena no ha visto la luz.

Tampoco son pocos los videojuegos que de una u otra forma se topan con la censura en ciertos países. Mass Effect’ fue censurado en Singapur por permitir al jugador tener relaciones sexuales lésbicas. El juego en sí no incluye dichas escenas, sino que existe la posibilidad de provocarlas. Es decir, el problema no es la presencia de escenas sexuales en el juego, sino el hecho de que estas puedan tener lugar entre dos mujeres. 

Coca-Cola es una de las pocas marcas del mundo que no necesita apenas hacer anuncios para promocionarse. Su fama es mundial y estoy segura de que si hay hombrecillos verdes observándonos desde sus naves espaciales, conocen perfectamente el logotipo de esta bebida. Pero vamos a ver, una cosa es que no necesites gastarte dinero en publicidad y otra cosa distinta es que últimamente dediques todos tus esfuerzos a buscar la mejor manera de dar una mala imagen. Tras ser duramente criticada por patrocinar los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 en plena oleada homófoba en RusiaCoca-Cola decidió incluir una escena de una boda gay en el nuevo spot del refresco para la televisión inglesa (vídeo). Sin embargo, censuró esta imagen en el mismo anuncio para los canales irlandeses (vídeo) y la sustituyó por la de una boda heterosexual. Jerry Buttimer, un político irlandés abiertamente gay, ha lamentado el gesto y ha pedido que se reincorpore la escena gay al anuncio de su país. ‘No deberían marginar, ni alienar, ni discriminar a ninguna persona de la isla (…) la unión civil ha tenido un gran éxito en Irlanda’.

Desde Bob Esponja hasta los Teletubbies, pasando por Batman y Robin, Epi y Blas  o las chicas de Sailor Moon, han sufrido en algún momento el rechazo por parte de organizaciones (Focus on the Family’ o ‘We are the Family’ por ejemplo) preocupadas por unos contenidos que están ‘promoviendo la aceptación de la homosexualidad’. Mucha atención a esto. Que aceptar la diversidad está muy mal, diferente sería si los Teletubbies mostraran a los niños como se debe apalear a Tinky-Winky sin dejar marcas.

Qué agresividad

Tendrían que aprender de Tom y Jerry, que se mutilaban el uno al otro que daba gusto verlos.

La censura, supuestamente, pretende regular ciertos contenidos que, por una razón u otra, parecen inadecuados para los menores de edad. Aunque viendo los casos anteriores es evidente que dicha censura es para todos los públicos y queda bastante claro que a la hora de cortar contenido, la ideología del que porta las tijeras está muy presente y existe una evidente falta de objetividad. 

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Noticias, Series y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Los límites del control

  1. Anónimo dijo:

    Nos queda tanto camino por delante y a Blossom se le está yendo la olla tanto…

  2. pandemonium dijo:

    Mucha doble moral, eso es lo que hay.
    Y la censura es una de sus herramientas favoritas para reprimir y controlar lo que puede decirse y verse; se ha de intimar “como dios manda”, (no se vayan a escandalizar los pequeños).
    Velar por sus intereses, claro que sí, mira lo bien que se lo pasan los pedófilos de países “ultracivilizados”, esos que dominan la industria armamentística, y que se dejan la pasta haciendo turismo sexual infantil en el sudeste asiático, zona que, si te he entendido bien, no tolera ver un beso entre chicas por pura supervivencia. Es todo muy lógico, claro, claro…

    La educación sexual que hayas recibido es, muchas veces, resultado del azar y de las circunstancias en las que te hayas movido.
    Algunos padres se desentienden demasiado y, hoy en día, el tema me temo que empeora de manera preocupante; hace poco leí un artículo en El País: “El porno como educación sexual”, que creo que refleja bastante bien una de las penosas consecuencias de todo esto.

  3. littleparrot dijo:

    Anónimo,

    Así es. Mucho camino y mucha ida de olla.

  4. littleparrot dijo:

    pandemonium,

    Lo del artículo que comentas me lo creo totalmente y se veía venir. Los padres adquieren un rol cada vez más pasivo a la hora de influir en la educación de sus hijos, en fin que me imagino que a la hora de hablar de sexo con ellos lo más seguro es que desaparecerán tras una nube de humo cual mago.

  5. Nosu dijo:

    bob esponja es gay? O_O

  6. littleparrot dijo:

    Según los ojos con los que se le miren. Para algunos es gay y por lo tanto una mala influencia. Para otros es simplemente un personaje de dibujos animados.

  7. Loreto dijo:

    Buenas:
    Soy profesora de primaria y puedes estar segura de que la mayoría de los padres dejan como responsables de la educación de sus hijos a los profesores, a la televisión o a internet. En fin que has dado en el clavo porque no han sido pocas las veces que un padre me ha venido a decir que si su hijo era un salvaje era por mi culpa ya que para eso lo lleva al colegio, para que se lo eduquen. Muchos piensan que ya hicieron bastante con fabricarlo y no les entra en la cabeza que los valores y la educación empieza en casa.

  8. Beatriz Villa dijo:

    Yo prefiero cierto nivel de violencia a contenidos (explícitos o no) en donde se erotiza el alquiler, subornidación y humillación de la mujer con el pretexto del consentimiento. Esa es mi predisposición, no el sexo explícito en sí. En todo lo demas sobre nuestra condición lesbica u homosexual coincido contigo.

  9. littleparrot dijo:

    Beatriz Villa,

    Correcto. Pero yo en ningún momento estoy hablando de escenas que ‘cosifican’ a la mujer sino de escenas de sexo o incluso que no llegan a ser sexo y son censuradas. Por ejemplo, la censura llegó a prohibir que los besos duraran más de tres segundos. La censura se aplica básicamente a conductas sexuales o a la sexualidad.

  10. olgabaselga dijo:

    La violencia siempre ha sido una herramienta de control del patriarcado, por eso no supone un problema. La prueba está en cómo se les ve el plumero a los de siempre por sus disculpas a violadores o maltratadores. La sexualidad fuera del matrimonio, sobre todo si es homo, es una amenaza, porque implica sustraerse al control, y se reprime con censura o brutalidad según los casos para imponer el orden patriarcal.
    Una de las cosas que los exégetas torticeros del Corán utilizan para justificar la Yihad es que Occidente ha traído la homosexualidad y la pornografía (que son lo mismo, oigausté) hasta sus casas. En Occidente, se ceban con cualquier mensaje o imagen que implique ser sexualmente feliz fuera de la finalidad procreadora del matrimonio (violento y misógino si hace falta), única institución que puede producir mano de obra barata y soldados a mansalva para combatir al infiel y a l@s vicios@s homosexuales.
    Pocas cosas fueron tan rompedoras y anti-patriarcales como el lema hippy “haz el amor, no la guerra”, aunque el mensaje, ya manido, se ha vaciado de contenido con los años. Una pena.

Los comentarios están cerrados.