Princesas y vaqueros

El otro día el eslabón perdido decidió subirse a un vagón del metro de Madrid y tras sentarse frente a una pareja de homosexuales, con actitud desafiante y con las piernas bien abiertas (ya que debía padecer una orquitis severa), decidió increparles para hacerles el viaje más ameno a ellos, y a todos los del vagón. Entre todo lo que pudo balbucear me quedé con ‘la puta mili’ (además de con ‘sois unos putos mierdas’). Vídeo.

Supongo que ‘la puta mili’ fue lo primero que le vino a la cabeza para demostrar lo macho-machotes que son los que hacen el servicio militar, y lo moñas que son todos los que no lo hacen. Porque claro, si eres un hombre homosexual, seguro que dejas de serlo en el mismo momento en el que pasas unos cuantos meses conviviendo, comiendo, durmiendo y duchándote con un montón de tipos en edad de merecer.

Aunque tampoco me extraña la confusión ya que desde pequeños se nos pone bajo una gota malaya que nos condiciona a adoptar un rol u otro según nuestro sexo y por eso casi siempre vamos perdidos por la vida recurriendo a esas normas que se supone que debes cumplir a rajatabla para no despertar sospechas. Y es que mucha gente aún piensa que la sexualidad de alguien se puede saber desde pequeño dependiendo de si su juguete favorito es un camión de bomberos o una muñeca pepona.

a

No hay que dejar de jugar.

Llega la época en la que tienes que pensar qué quieres regalar y qué quieres que te regalen, y todavía te encuentras con gente que le dice a sus pequeños ‘con eso no marimacha, que no es de niñas’ o ‘no juegues con eso que es de niñas y se van a reír de ti so mariquita’. La decepción en forma de regalo me parece una manera muy efectiva de hacer sentir mal, avergonzar y dañar a un hijo o una hija por primera vez.

No sé en vuestras respectivas tierras, pero llevan dejándome catálogos de juguetes desde hace más de un mes y la cosa es preocupante, porque un adulto se puede dar cuenta de la manipulación, pero un niño o una niña raras veces son conscientes de que le están diciendo con qué deben jugar para encajar en la sociedad.

Elige el regalo correcto para prevenir la homosexualidad.

INFANCIA

Nuestra infancia está llena de princesas y vaqueros que conviven en un mismo espacio creado por adultos más confundidos que nosotros mismos. Ellos jugarán con pistolas, cochecitos y balones mientras que ellas se divertirán con cocinitas, muñecos pelones y muñecas pechugonas adictas al rosa. Violencia, velocidad y deporte frente a tareas domésticas, maternidad y anhelo de ser esa muñeca pechugona cuando crezcas. La verdad es que no me queda muy claro cuál es la razón por la que te regalan una Barbie de cuerpo imposible y más tarde te regalan a su pareja castrada. Supongo que es para que (en caso de que salgas heterosexual después de ver tanta teta) no te hagas muchas ilusiones con el Ken de tu vida. 

JUVENTUD

Si dejan de regalarte muñecos llorones empieza a preocuparte porque has entrado en una etapa incluso peor. Desde el momento en el que te regalan ‘tu primera colonia Chispas’ en adelante, todos tus regalos estarán relacionados con tu imagen. Perfumes, ropa, maquillaje, zapatos, bolsos y pendientes horrorosos tamaño XXL de esos que te los pones y a tus lóbulos le salen abdominales. Te pasarás la juventud en los grandes almacenes devolviendo toda esa ropa que ‘no, si está bien… solo que no es para mí’.

MADUREZ

Las mujeres maduras tampoco lo tienen fácil, ya que sean solteras, mujeres arrejuntadas o mujeres casadas, los regalos con los que se encuentran normalmente son regalos trampa. Supuestos regalos para ‘ahorrarte trabajo en casa’ pero en definitiva regalos para trabajar. Centros de planchado, aspiradoras o electrodomésticos varios relacionados con la cocina, la limpieza o la colada. Es decir, sabemos que estás cansada y en vez de regalarte un viaje o un bono de 200 masajes te regalamos el placer de seguir trabajando con lo último en tecnología doméstica. Que no se diga que aquí hay miseria.

Y si Sarah Shahi quiere que le regales el Guitar Hero tú le regalas el Guitar Hero.

Y si Sarah Shahi quiere que le regales el Guitar Hero, tú le regalas el Guitar Hero.

Si tienes mucha suerte, en cualquiera de las tres etapas te regalarán libros o música. Los libros y la música no tienen sexo, siempre son bienvenidos y demuestran que la persona que te hace ese regalo cuenta con que disfrutas de algo más que de vestirte de princesa, simular ser una princesa o acabar siendo la cenicienta de tu casa. Pero, como yo no maduro tengo que deciros que con unos Lego ya estoy más que contenta para todo el año. O sea que ya sabéis…

Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Princesas y vaqueros

  1. pandemonium dijo:

    Mujer, es que también es muy cómodo tirar de catálogo, en lugar de romperte la cabeza intentando regalar algo que les abra un poco su mundo o inculque algunos valores positivos para su desarrollo.
    Qué más da que la criaturita aprenda que la felicidad llega en forma de cuanto más mejor, ¿no ves que eso “tiene que ser así”? Si no, no lo harían todos…

    Apetece aprovechar la sección nueva que has puesto de “dejar caer” lo que quieres de regalito. Espero que seas feliz con tus “Lego”, pero es que yo he sido muy buena este año, y se me ocurre que un “supermassive black hole” que engullera a todos los impresentables como el tipo del metro que mencionabas al inicio del post, no estaría mal.

  2. littleparrot dijo:

    pandemonium,

    Como dice un antiguo proverbio chino, ‘cuando la flor de loto asoma inmaculada del fango… mendiga unos ‘Lego’ en tu blog’.

    No sé si voy a poder conseguirte un ‘supermassive black hole’ porque dicen que en estas fechas ya están agotados, pero a lo mejor te conformas con Matt Bellamy arreando guitarrazos.

  3. Mis padres debían ser unos modernos en su época porque siempre me regalaron (dentro de las posibilidades económicas de entonces, claro) lo que quería, independientemente de si eran supuestamente “juguetes para chicos o para chicas”. Ains, qué grande fue ver mi castillo y mi torreón de playmobil una mañana de Reyes😀. Y la cosa se extiende también a mis tíos. Incluso ahora, con la cuarta generación, sigue así la cosa, el año pasado le cayo una cocina completa de juguete a uno de mis sobrinos. Así que afortunadamente yo no tuve juguetes por rol de género obligatorios, si tuve muñecas fue por voluntad propia (pero fueron más bien pocas y testimoniales… Los playmobil eran mucho más divertidos xD).

  4. Pues no sé yo lo de los libros, porque si te regalan un manual de la perfecta ama de casa, por ejemplo… Un saludo.

  5. Raquel dijo:

    Lo del tipejo es preocupante, con lo de la orquitis casi echo el café por la nariz y el tema principal es una verdad como un templo. Lo peor de todo son esos padres que entran al saco en el juego y son capaces de hacer infelices a sus propios hijos porque de otro modo está mal visto por la sociedad. Solo hay que ver el vídeo que has puesto, que excepto la pareja del final todas esas madres ven bien juzgar a un niño o una niña que solo quiere disfrutar de los juguetes o el disfraz que les hace feliz.

  6. littleparrot dijo:

    Helena Ramirez,

    Afortunadamente no todos los padres son así. A mí tampoco me compraron juguetes sexistas, pero tampoco me compraron lo que yo pedía. En fin que no sé en qué punto dejar la cosa si pides el Exin Castillos y te regalan un Parchís. De todos modos me alegro de que no me compraran una escoba rosa o una muñeca que da a luz.

  7. littleparrot dijo:

    María Jesús Fernández Rodríguez,

    Por muchas páginas que tenga eso, no lo consideraría un libro (y aún menos un regalo). En ese caso el verdadero regalo es saber que entre tú y la persona que te regala esa barbaridad ya puede correr el aire.

  8. littleparrot dijo:

    Raquel,

    Lo del vídeo es muy triste pero te aseguro que aquí también pasa. Una vez, en un centro comercial, escuché a un abuelo decirle a su nieto ‘suelta esa muñeca, que se te va a caer la picha’.

  9. Sss dijo:

    Pero no te olvides de escoger qué lego: que ya tienes para ellas (todo rosa y oficios tan diversos como tenderas, doctoras o granjeras) y lego para ellos (predomina el azul y los oficios son bomberos, vaqueros, pilotos…)

  10. littleparrot dijo:

    Sss,

    Madre mía. No hay manera entonces de salirse de la norma. Yo es que los prefiero multicolor.

  11. Nerea dijo:

    Qué fuerte lo llevan las madres del vídeo con el tema de los clichés y los roles. Qué cantidad de ignorantes!!!

  12. MartaC dijo:

    No tuve problema ninguno en ese sentido, ropa, juguetes, actividades extra escolares, me dejaban elegir lo que quería sin importar el rol femenino/masculino, estoy muy agradecida a mis padres por ello en ese sentido. Pero tengo un prima de mi misma edad que a día de hoy sigue insistiendo en regalarme maquillaje, ropa femenina y demás cosas para mejorar mi imagen (que a ella le resulta muy poco femenina, a mi me gusta tal y como esta). Su excusa es que no sabe que regalarme, estoy cansada de decirle que con un libro o unos calcetines soy feliz, lo mismo da por lo menos los usaría no como el resto de cosas que me regala.

    Yo soy más de Tente que de Lego pero ya no lo fabrican, los Playmobils también me gustan y los parkings de pequeña me volvían loca. He jugado más a las muñecas con mi sobrina que en toda mi infancia, no le gustan los coches :_(

  13. littleparrot dijo:

    MartaC,

    Lo de los regalos es un tema difícil porque muchos regalan lo que les gusta a ellos. El problema llega cuando le pone un sexo a un juguete y se le dice a un niño o una niña ‘con eso no, que no es para ti’.

Los comentarios están cerrados.