Tolerancia cero, algunas veces

La persecución de la homosexualidad es un crimen contra la humanidad tipificado en el artículo 7.1.h del Estatuto de Roma y que la gente se suele pasar por el forro muy tranquilamente. Tenemos tolerancia cero, solo para algunas cosas.

Culpable por dejar que te partan la cara.

Cada juez tiene su propio criterio. No hay que olvidar que los jueces son personas y que, cuando hay zonas grises, la última palabra la tiene su propia ideología. Lo que pasa es que, en este caso concreto, no han habido zonas grises, sino moratones por todo el cuerpo de las víctimas. Recapitulemos, que seguro que os suena el caso.

Una pareja mayor de homosexuales va a una playa nudista y están dando un paseo por la orilla. De pronto un chico y un hombre más mayor empiezan a correr hacia ellos al grito de ‘ni un paso más maricones’. Originalidad ante todo. El chico más joven le da un puñetazo a uno de ellos y le hincha a patadas cuando está en el suelo, precisamente al que tiene esclerosis múltiple. Cuando su pareja pide que paren, que le van a matar, el chico dice ‘para ti también hay’ y le arrea un puñetazo mientras el homófobo más mayor grita ‘dales duro a esos maricones’ vestido de cheerleader y agitando unos pompones.

Seguridad en las playas

Inseguridad en las playas.

Zonas grises, pocas. Aquí está claro lo que hay. Pues bien la juez, María del Mar Cruz Moreno, no llegó a llamar a declarar a los denunciantes de la agresión, pero sí preguntó al Ayuntamiento de Almería si la playa donde se habían producido los hechos era nudista o no. En fin, que como resultó que la zona por donde estaban andando en ese momento, ya no era nudista, pues imputó a la pareja gay por exhibicionismo. Viva el vino.

Juramento hipocrático de quita y pon.

Vesna Roi, una doctora de Michigan, se negó a atender a un bebé de seis meses de vida. Aunque penséis que esto es una barbaridad y que hay que ser muy cabrona para negarle atención medica a una criatura por la que probablemente meses antes, esta persona habría salido a la calle con pancartas antiabortistas, todo tiene una explicación la mar de convincente; el bebé tenía dos madres.

Discriminación en el médico.

Discriminación en el médico.

Ah, ¿que no os vale de excusa?, pues a ella sí. Meses después la doctora justificó su mal comportamiento con una cartita muy heterosexual, en la que decía que sentía ‘que no iba a ser capaz de desarrollar la relación personal que normalmente tengo con mis pacientes’ y quería que supieran ‘que creo que Dios nos da la libre elección y yo nunca voy a juzgar a nadie en base a sus libres elecciones’. Le faltó añadir, no voy a juzgar, porque ya lo he hecho, y tampoco voy a atender al bebé de dos depravadas como vosotras.

Precaución, amigo conductor.

Imagina que vas por el carril bici y de pronto te encuentras con que un taxista ha estacionado su coche ahí mismo con todos sus huevazos. Tú sigues circulando por tu carril como buenamente puedes y al pasar por al lado del coche, el taxista te dice que le has rayado el coche. Esto le ocurrió a una pareja gay en Barcelona, pero hay que añadir que el taxista también les lanzó bonitas palabras como ‘sudacas de mierda’ y ‘maricones’.

De nada sirven las campañas ‘Gay friendly’ si a la mínima te cruzas con un tarugo.

Insultos en la calle.

Insultos en la calle.

El taxista denunció daños que según el juez no podían ser demostrados. Lo que sí podía demostrarse es que el taxista había soltado por esa boquita un montón de palabras vejatorias para humillarlos. Por lo que el juez llegó a la conclusión de que el taxista debía pagar 240 euros de multa. ¡Ea! 120 por racista y 120 por homófobo.

Encima de maricas, morosos.

El pasado 18 de febrero se filtró vía UGT un documento interno de Metro Madrid que ordenaba a los revisores vigilar y pedir tickets a determinados grupos, en los que incluía a homosexuales, músicos y mendigos. Es decir, sospecho que no has pagado teniendo en cuenta tu apariencia. Y que quede claro que es discriminación para cualquiera de los grupos señalados, no solo para los homosexuales.

Discriminación en el metro.

Discriminación en el metro.

Según el consejero delegado de Metro de Madrid, ‘se ha abierto una investigación y se van a depurar responsabilidades al autor de dicha nota lamentable’. A mí me encanta que a gente que tiene bajo su responsabilidad a un número determinado de trabajadores se les escapen este tipo de cosas. Por lo que han dicho, un trabajador de la Dirección General de Seguridad envió por su cuenta una circular tanto a los trabajadores de Metro como a la empresa de seguridad contratada por el suburbano de la que dependen los revisores, instando a que pidieran el ticket a un grupo de personas en concreto. 

Mariconadas las justas.

En Albacete, las paredes de la ciudad y algunos comercios comenzaron a mostrar los carteles de una Campaña de Masculinidades para la igualdad promovido por el consistorio. En el cartel lo que ponía era ‘Mariconadas las justas’.

Objeto

Igualdad, pero no para ti.

Muy bien está eso de promover la igualdad mientras jodes a otro colectivo. Esto es lo que pasa cuando un Ayuntamiento que no practica ni entiende la igualdad, se pone a experimentar con ella. Los carteles han sido retirados y la imagen de la web ha sido borrada pero la web sigue a tope con su gracioso cartel aunque el link sigue incluyendo la palabra por el momento: http://www.yalosapo.es/blog/mariconadas-las-justas

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tolerancia cero, algunas veces

  1. Skuld dijo:

    De la España profunda, a la América profunda. Yo hace tiempo que aprendí que un título universitario no está reñido con la ignorancia ni la estupidez, pero vamos!!!! tengas vocación o no, el fin de la medicina es salvar vidas, no reservarse el derecho de admisión. Que todos tenemos prejuicios, pero si te pueden, en unos ámbitos profesionales más que en otros, lo más lógico es cambiar de profesión.
    Un saludo.

  2. littleparrot dijo:

    Skuld,

    Se supone que deben atender a cualquier persona que lo necesite. Pero viendo que el sistema allí permite que dejen morir a la gente en la sala de espera porque no tienen dinero o seguro, solo cabe pensar que lo de salvar a la gente por vocación solo lo hacen en las pelis cuando gritan a viva voz eso de ‘yo soy médico!’en un restaurante porque un señor gordo se ha atragantado con un hueso de pollo.

  3. Anna dijo:

    Y tanto que tolerancia algunas veces. De lo del metro me enteré el otro día y no me lo puedo creer porque parece una noticia sacada de otra época. Persecución con todas las letras. En cuanto al taxista, los idiotas de la playa, la jueza, la médico y el Ayuntamiento de Albacete, me ha dado la impresión de que no solo vivimos en otra época sino que nos dan caña por todos los flancos y encima nos dicen que por qué nos manifestamos cada año.

  4. olgabaselga dijo:

    Como dice Anna, encima nos dicen que por/para qué nos manifestamos cada año. Si han salido esas noticias a la luz, significa que se han producido al menos 10 veces más de hechos como éstos, pero que no han llegado ni a los teletipos de las agencias de prensa. Igual que se producen micro-machismos a diario de los que la mayoría ni se da cuenta, estamos tan acostumbrad@s a que pasen cosas así que no les damos importancia y nos consolamos diciendo “¡Bah! Cosas de cuatro carvernícolas despistados que aún sobreviven”, Pues no, todavía quedan MUCHOS cavernícolas, y están MUY activos.

  5. littleparrot dijo:

    Anna,

    Las manifestaciones serán por gusto, porque en realidad la cosa está la mar de normalizada. Solo hay que ver estas y otras muchas noticias que salen casi cada día.

  6. littleparrot dijo:

    olgabaselga,

    Y además de todas esas noticias que ese filtro se deja atrás, también hay que incluir los casos de acoso, la discriminación silenciosa, los suicidios, el abandono familiar que muchos sufren… pero todo bien. Qué más queremos, si una vez al año nos dejan salir a la calle a manifestarnos y todo.

Los comentarios están cerrados.