Tijeritas

El otro día estaba hablando con una amiga de movidas metafísicas cuando, cómo quien no quiere la cosa, acabamos hablando de la postura de las tijeras.

No juzguéis. Puede pasar.

Ya sabéis que la escena de sexo de ‘La vida de Adele’ dio mucho que hablar y, por lo que parece, alguna gente no solo se sintió ofendida por la duración y el contenido. Años más tarde, me entero de que a algunos también les irritó mucho la escena en la que ambas realizan esta postura en concreto.

Parece ser que, cuando salió la película, algunas lesbianas muy puristas y por encima del bien y del mal, declararon que ‘las lesbianas de verdad’ no hacían la tijera.

Así… sin anestesia.

Por supuesto, me surgieron algunas dudas:

  1. ¿Quienes son las lesbianas de verdad?
  2. ¿Existen las lesbianas de mentira?
  3. ¿Puede una lesbiana común ganar puntos a lo largo de su vida para convertirte en una lesbiana de verdad?
  4. ¿Si una lesbiana del montón hace la tijera con otra chica, pierde puntos?
  5. ¿Se pueden canjear vales de descuento de la Fnac por puntos para llegar a ser algún día una lesbiana de verdad?

El ‘Club Bilderberg de las Lesbianas’ debería elaborar un decálogo con las posturas que las lesbianas de verdad pueden realizar, porque os aseguro que más de una fan de esta postura va a dudar de su autenticidad como bollera y, no sería raro que a partir de ahora, viviese con miedo a que una lesbiana titulada se le acercase por la calle por sorpresa para quitarle el sello de denominación bóller que todas solemos llevar pegado en la frente.

¡Ya está bien con tanto catalogar! Ahora por posturas sexuales. Lo que faltaba.

Dejando a un lado el tema efectividad, que unas logren y otras no, hay que tener en cuenta que hay algunas a las que les encantará hacer esta postura y otras que por lo contrario opinarán que, piedra, papel y… no es para tanto.

Me desvío por un segundo del tema tijeril para decir que mucha gente aún piensa que cuando dos mujeres están en la cama, se acarician un poco por encima de la rodilla, se dan cuatro besicos castos y se ponen a dormir cuquimente, abrazadas y sin despeinarse, para soñar con ponis de colores.

¡Error supremo!

Aún recuerdo una noticia que leí hace tiempo de dos mujeres yankis que se me quedó grabada a fuego. Por lo visto, una de ellas acabó en el hospital después de haber pasado una noche loca con su pareja, a la que no le gustaba el sexo sosegado precisamente. Ésta última se pasó con el ímpetu a la hora de embestir a la otra y poco faltó para que la convirtiera en una copia exacta de las víctimas de Vlad el empalador.

A ver. Ni ponis, ni salas de urgencias. Tampoco es plan ir por la vida lesionando a la gente.

En conclusión; los límites a la hora de realizar tal o cual postura debería ponerlos la pareja implicada y no unas cuantas a las que el bollerío se les ha subido a la cabeza tanto como para decir qué debe y qué no debe hacer una lesbiana en la cama para ser auténtica.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Tijeritas

  1. Nerea dijo:

    Que hagan una lista entonces, que no me quiero quedar fuera del grupo. ¿Y si lo has intentado pero no te ha salido cuenta?

  2. Anna dijo:

    Buenas:

    A mi también me gustaría saber con cuantos puntos empezamos y cuantos puntos se pueden llegar a conseguir. Porque que me digan lo que tengo que hacer no me gusta pero que encima me digan lo que tengo que hacer con mi novia ya es demasiado. Que conste que no soy practicante en cuanto a las tijeras por cuestiones de flexibilidad pero eso no me hace menos lesbiana. Gran post little!!!

  3. littleparrot dijo:

    Nerea,

    Que la hagan, que la hagan. Que siempre es bueno estar con la mente ocupada.

  4. littleparrot dijo:

    Anna,

    Esto va como lo del carnet de conducir por puntos. Si pasas unos cuantos años sin darle a la postura de las tijeras te devuelven los puntos que hayas podido perder a lo largo de tu vida y te regalan un ambientador de pino.

  5. olgabaselga dijo:

    Uno más de los absurdos que se oyen por ahí, aunque los hay bastante más graves, como el del feminismo anti-trans (TERF), según el cual las mujeres transexuales no somos mujeres.
    También he leído por ahí que las verdaderas lesbianas no usan arneses, que los gays de verdad no practican el sexo anal…
    No sé si hay muchas ganas de tocar las narices, de llamar la atención, o ambas cosas a la vez, el caso es que una no sabe ya si reír, llorar, o potar un rato.
    ¡Qué vivan y dejen vivir, leñe!

  6. littleparrot dijo:

    olgabaselga,

    Y los padres que adoptan no son padres de verdad, y el matrimonio igualitario no es matrimonio de verdad… en realidad es que estamos en Matrix y aún no lo sabemos.

  7. Estela R. G. dijo:

    En lugar de Matías Prats, se te aparece el espíritu de Encarna Sánchez y te dice “Permíteme que insista… ¿Tienes los 15 puntos del carnet… DE BOLLERA?”

    Después de cambiarte te bragas porque te has cagado un poco con semejante susto, te das cuenta de que hay mucha tonta suelta por el mundo y de que lo mejor que puede existir es experimentar con tu pareja en la cama, reíros, descoyuntaros un poco, hablar de lo que estáis sintiendo y disfrutar. Las etiquetas y los catálogos, para la ropa.

    (Eso sí, anatómicamente, como tengas, digamos, “el tesorito muy encerrado”, la postura de la tijera puede llegar a ser complicada y frustrante, así que mejor probar con otras herramientas de la sección de manualidades.)😉

  8. littleparrot dijo:

    Estela R. G.

    Qué pesadilla de anuncio. “Permíteme que… BANG, BANG, BANG!!!”

    Pues claro que sí. Ademas, probando cosas que en la imaginación parecen fáciles y en la práctica te tienes que sacar 4º de yoga y 2º de parkour, te echas unas risas.

  9. Skud dijo:

    Pues nada, una nueva etiqueta: la costurera bollera. Y qué más da lo que haga cada cual si en su cama no vas a estar? A todos esos puristas habría que recordarles que se han cometido muchas barbaridades por los extremismos. Realmente, a quién beneficia tanto enfrentamiento?
    Abrazo!!!

  10. littleparrot dijo:

    Skud,

    El origen de casi todos los problemas de este mundo se resumen con la frase ‘lo que yo hago es lo correcto y tú… quita, que no sabes’.

Los comentarios están cerrados.