Asignatura de 1º de lesbianismo

Poner cara de poker cuando te hacen las mismas preguntas impertinentes una y otra vez podría ser perfectamente una de las muchas asignaturas de 1º de lesbianismo.

A veces parece que vivimos en un bucle eterno, como el de ‘Atrapado en el Tiempo’. En este caso vendría a ser un día de la marmota lleno de preguntas entrometidas y frases lapidarias que no nos hacen ninguna gracia que tenemos que ir encajando como si fuésemos boxeadores profesionales, mientras ponemos exactamente el mismo gesto que la primera vez que nos hicieron esa misma pregunta. Siempre son las mismas.

¡Idos a pastar ya, so cansinos!

Ya mismitico llegan las fiestas navideñas, que es como la época estrella para que se produzcan este tipo de preguntas indiscretas (con el permiso de las bodas, claro). En fin que será mejor que vayáis practicando vuestra mejor sonrisa. Es posible que la batería de preguntas os venga en este mismo orden:

¿Y tienes novio ya?

Que da igual que la pregunta te la haga alguien que no está al día de tus preferencias o alguien que sabe que eres más lesbiana que una camisa de cuadros de Ellen DeGeneres. Ellos van probando cada cierto tiempo por si has cambiado de opinión, o te lo has pensado mejor, o ya has madurado y no tienes ocurrencias de niñata que quiere llamar la atención.

Novio, no. Pero te compro una vocal.

Novio, no.
Pero te compro una vocal.

Yo creo que la frase ‘la esperanza es lo último que se pierde’ se inventó precisamente por este tipo de gente.

Eso es porque no has tenido suerte con los hombres

¡Eso! Que es que eres una rencorosa. Como no te fue bien con tu novio de parvulitos ahora vas por la vida toa indigná apartando del plato a los hombres como si fueran guisantes.

Cuando el afecto de un hombre te deja fría.

Cuando los hombres te dejan fría.

Por supuesto, esta es una de esas teorías que podría haberse sacado de la manga cualquier yaya de pueblo que se pone a filosofar sobre la vida, sentada en una silla de madera, delante de la puerta de su vecina Carmen y su hermana Inés, porque se está muy a gusto por las tardes a la fresca echándose unas risas.

¿Te volverías hetero por él?

Esta deja un regustillo extraño. Por un lado te sientes como una cobaya con la que están experimentando, y por otro empiezas a pensar que la persona que tienes en frente está aburrida y pretende iniciar una conversación que a ti no te apetece lo más mínimo.

El caso es que si por casualidad ves a un chico guapetón, y por culpa de tu desconocimiento de las normas básicas de genero y sexualidad (haber estudiao) se te ocurre decir ‘qué guapo que es ese tipo’, que sepas que todas las miradas se volverán hacia ti para soltarte esa pregunta tan estúpida.

Tu dices que un chico es guapo. Ellos entienden que hay que ir organizando una boda.

Tú dices que un chico es guapo.
Ellos entienden que hay que ir organizando la boda.

Ten cuidado porque eso de que las palabras se las lleva el viento no sirve para estos casos y siempre volverán con aquello de ‘pero tú una vez dijiste que Rodolfito era guapo’.

Pero no pareces lesbiana 

Esta ya la hemos comentado alguna vez porque se da en tantas situaciones que es ya famosa fuera de nuestro sistema solar. Es una frase que seguramente se ha inventado para poner a prueba tu paciencia.

Por lo visto debe haber una regla no escrita sobre esto, y como la sociedad tiene una imagen mental de cómo debe vestir, peinarse, moverse o hablar una lesbiana, a la que no cumples con alguna de estas premisas, se desconciertan y algo dentro de sus cerebros muere para siempre. Y se nota que se ha muerto para siempre.

Bueno, a ella le quedan bien los cuadros y hasta una bolsa de basura.

Bueno, a ella le quedan bien los cuadros y hasta una bolsa de basura llena de escombros.

A ver, si ves un pato y resulta que tiene dientes, garras, orejas, ojos felinos y su piel es a rayas, a lo mejor no es un pato y lo que tienes enfrente es un tigre. Pero dudo que esa misma norma se pueda usar con personas por la manera de vestir, andar, o comerse los yogures. Lo de simplificar va muy bien para hacer resúmenes cuando estás estudiando, pero las personas somos bastante más complejas, afortunadamente. Que una chica lleve el pelo corto y pantalones no significa que sea lesbiana, y que otra chica lleve falda y el pelo largo no significa que sea heterosexual.

Entonces, ¿no quieres tener hijos?

Supongo que cuando firmasteis los papeles para entrar en el club de las invertidas, os extirparon toda la maquinaria uterina que hace posible que os quedéis embarazadas, ¿no?

Además, como no sois heterosexuales, seguramente tampoco tendréis instintos maternales, ya que estos son exclusivos de las mujeres a las que les atraen los hombres. Sí, sí… pensaréis que no, pero por lo visto viene relacionado. Ni que decir tiene, que seríais unas madres desastrosas, ya que al pasar tanto tiempo en la carretera con vuestro camión y escuchando canciones de K.D. Lang, seguramente desatenderíais a vuestros hijos.

Porque la gente puede ser un poquito cuadriculada.

Y si eres lesbiana, ¿para qué quieres hijos?

Y eso es todo por hoy. Ya podéis ir practicando vuestra cara de ‘no… si tu pregunta no me ha molestado ni me incomoda para nada’, porque es posible que os encontréis con esto y mucho más.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Asignatura de 1º de lesbianismo

  1. Marta dijo:

    No suelo escribir, pero es que me he sentido tan identificada que he tenido que comentar algo. Es una pesadilla y creo que odio las fiestas y reuniones familiares por ésto mismo, porque si encima tienes familia numerosa a la que solo ves esos días parece que te conviertes en el centro de atención por no ir con pareja. Todo el mundo lleva a su pareja, hasta mis primos más pequeños. Y yo me quedo en un rincón contestando preguntas como en una rueda de prensa. Que pases un buen fin de semana Little🙂

  2. Raquel dijo:

    Casi saco un pleno. Menos la de si te volverías hetero por él, me las han dicho todas. Pero espero que me la convaliden por la de si tengo novio y la de no pareces lesbiana, que son las que más veces me han repetido y lo que te rondaré morena. Que pases un buen sábado!!

  3. littleparrot dijo:

    Marta,

    A mí de las bodas me gusta la de ‘¿y tú para cuando?’. A lo mejor algún día me atrevo a hacer esa misma pregunta cuando vaya a un entierro.

  4. littleparrot dijo:

    Raquel,

    No sufras, que aún hay tiempo para que te la hagan.

  5. Skuld dijo:

    Me ha venido a la mente, aquello que sueltan algun@s cuando les interesa, o sea, para llevarte al huerto o tratar de confundirte, como si el camino andado no hubiera servido de nada: lo importante es la persona. Luego se gastan el morro de no practicarlo, porque con la misma facilidad que te dicen que te puedes enamorar de alguien del otro sexo, niegan con rotundidad que ell@s puedan hacerlo de alguien de su mismo sexo.
    Habrá quien se crea incluso gracioso al soltar alguna de esas frases, sobre todo cuando lo hacen de forma reiterada.
    Abrazo!!!!

  6. Cris dijo:

    A veces hay que tener el valor de renunciar a lo que se supone es irrenunciable como , por ejemplo, las cenas de Navidad.Igual me da soportar preguntas impertinentes o que un cuñado borracho me apunte en el ojo con un tapón de Cava. ¿Es que necesito que me acepten?¿Estoy dispuest@ a a pagar un precio?. Una vez planteadas tales cuestiones opto por no pagar ningún precio por la aceptación, que ni la tengo ni falta que hace.
    Llevo el timón y veo escasamente probable poder influir en los demás , sería tarea ingente.Eligiendo intentar no sufrir cuento que no siempre se puede conseguir lo que se desea.

  7. littleparrot dijo:

    Cris,

    Yo prefiero que me den un taponazo de cava en el ojo a soportar una de esas ruedas de prensa navideñas. Tu opción no es mala del todo, pero luego haces el sacrificio porque para una vez al año que ves al tío de tu madre…

  8. littleparrot dijo:

    Skuld,

    Yo estoy por ir con un cartel en la frente.

Los comentarios están cerrados.