Mujeres que deberías conocer

Cuando la pequeña Yelena Serova decidió que de mayor quería ser cosmonauta jamás imaginó, que al conseguir su sueño, los periodistas le preguntarían cómo se las arreglaría para tener un peinado perfecto allí arriba sin la ayuda de peluqueros. Tantos estudios y esa no te la viste venir, ¿eh? Yelena. ¿A quién se le ocurre? ¿Qué hace una mujer en el espacio sin sus potingues, sus labios glossy-glossy y sus mechas al Balayage con efecto mojado?

A lo largo de la historia, el trabajo de mujeres brillantes fue invisibilizado, frenado y censurado por vivir en el lugar equivocado y el momento menos idóneo. Un síndrome del ‘quita que tú no sabes’ continuo que acababa con la paciencia de cualquiera. Aunque, con el ejemplo de ahí arriba, vemos que tampoco hemos cambiado tanto, ya que la pregunta de ese periodista es lo más parecido que he encontrado a la mierdecilla que se queda pegada a la pantalla del móvil.

¿Cuantas mujeres tuvieron que firmar con seudónimo masculino o con el tan recurrido ‘Anónimo’ porque de otro modo no se publicarían sus libros? ¿A cuantas las casaron lo antes posible con el primer gañán en cuanto veían que la chica tenía ‘demasiados pájaros en la cabeza’? ¿A cuantas les robaron sus obras sus propios maridos, padres o hermanos? Lo cierto es que nunca lo sabremos.

Hedy Lamarr

De esta mujer se podría hacer una película. Pero no, mejor hacer doscientos biopics de Steve Jobs.

A Hedy, desde pequeña, sus maestros consideraron que era una chica superdotada, pero más tarde solo se le conoció por ser ‘la mujer más bella de la historia del cine’ y por protagonizar el primer desnudo, además de poner cara orgásmica en la película checa ‘Éxtasis’. 

Un rico, todopoderoso y puritano vendedor alemán de armas, Friedrich Mandl, obligó a los padres de Hedy a darla en matrimonio para domarla un poco y la encerró en su mansión. Ahí desapareció del panorama artístico, pero aprovechó su cautiverio para continuar sus estudios de ingeniería y obtener de los hombres de negocio que se codeaban con su marido, información de primera mano sobre tecnología armamentística.

si

Quédate quieta, hazte la tonta, espía e inventa.

Escapó de la casa con ayuda de su asistenta, con la que mantenía una relación, y huyó hasta llegar a Londres, dónde conoció a Louis B. Mayer (sí, de la Metro Goldwyn Mayer). Ambos fueron a Estados Unidos y firmó un contrato como actriz con la compañía.

Ya con el título de ingeniera en Telecomunicaciones en la mano, conoció al compositor George Antheil, y juntos patentaron un sistema de detección de torpedos teledirigidos, cuya tecnología ha demostrado ser la precursora del GPS y el Wifi. La inocente de Lamarr ofreció su intelecto y colaboración al Gobierno de los Estados Unidos para desarrollar investigaciones científicas en busca de avances armamentísticos, pero ellos prefirieron usar únicamente su fama y belleza, que entra mejor por los ojos, como reclamo en imágenes propagandísticas.

El 9 de noviembre, día de su nacimiento, se celebra en su honor el Día del Inventor.

Alice Guy-Blaché

Esta mujer nació en Francia en 1873 y la consideran no sólo la primera mujer directora de cine, sino también la primera realizadora de una película, la fundadora del cine narrativo, superando el cine de los hermanos Lumiere, y además dirigió la primera película de ficción, ‘Le Fee aux Choux’ en 1896.

a

No la dejaban votar y se volvió loca con en Cinexin

En sus 24 años de trabajo como directora realizó más de 1000 películas, muchas de ellas grabadas desde la productora, The Solax Company, fundada por ella misma. Es considerado el estudio de cine más importante antes de la existencia de Hollywood. Todo esto en una época en la que las mujeres no tenían permitido votar.

Victoria Claflin Woodhull

Si en las próximas elecciones yankis, Hillary Clinton tiene en la oposición a Donald Trump y al final la gente acaba votando a este último por no poner en la presidencia a una mujer, yo me lo tomaría como una señal clara de que a ese país le sale más a cuenta hundirse en el océano para convertirse en la segunda Atlántida.

Victoria Claflin Woodhull se metió en la política de cabeza y fue una líder del movimiento por el sufragio femenino en los Estados Unidos, pero además fue la primera mujer en presentar su candidatura para la presidencia.

a

Ah, ¿que este trabajo es solo para hombres? Vamos a comprobarlo.

Por supuesto, poco antes de las elecciones la acusaron de obscenidad y también hubo alguno que dijo que era prostituta. Todo un clásico. Pues bien, además de política y por lo visto puta, ella y su hermana, fueron las primeras corredoras de bolsa mujeres del país e incluso abrieron una agencia en Wall Street. 

Augusta Ada King

También conocida como la Condesa de Lovelace o ‘la hija de Lord Byron‘, esta londinense nació en 1815 y es la madre de la programación informática.

a

Es que claro… la ves así vestida y hablando de computadoras y es todo muy raro.

Desarrolló un lenguaje de programación complejo, escribió acerca del software de un procesador de cálculos y sugirió el uso de tarjetas perforadas como método de entrada de información en las computadoras. Neuronas explotando… ¡Bum!

Camille Claudel

Fue musa y amante de Auguste Rodin, además de autora de muchas obras atribuidas al famoso escultor. Cuando se conocieron, Rodin ya había realizado su obra más famosa, El pensador’, y era un escultor de renombre. Ambos tuvieron una relación bastante tortuosa y él aprovechó su estatus para ningunear a Camille y de paso tomar ‘prestadas’ algunas obras de la chica (flashazo repentino de la película ‘Big Eyes’). En esta época, a la que una mujer daba algún problema, la ingresaban en un psiquiátrico y problema resuelto. Más o menos como cuando se te rompe una batidora y aún está en garantía. El avance es brutal si pensamos que pocos años antes las quemaban por brujería.

a

Pues Rodin podría haber predicado con el ejemplo, pensar un poco más y robar un poco menos.

Recientemente se han encontrado unos documentos en los que, además de su historia psiquiátrica hay cartas en las que Claudel denuncia, con bastante lucidez, la dureza de su confinamiento. ‘Tras apoderarse de la obra realizada a lo largo de toda mi vida, me obligan a cumplir los años de prisión que tanto merecían otros…’

Es cierto que hay nombres de mujeres importantes que nunca conoceremos. Pero de las que sí sabemos algo, lo más justo es recordarlas y valorar su trabajo como se merecen.

Buen fin de semana.

 

Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Mujeres que deberías conocer

  1. masha04 dijo:

    ¡Maravilloso post! Qué necesario es que recordemos a las pioneras, que lucharon contra viento y marea y las “ningunearon”. Le escuché a una profesora hace unos años: “¿Por qué es necesario hacer desaparecer a Camille Claudel de los libros para ensalzar a Rodin? ¿No pueden estar los dos?”. Para mí, ésa es la clave: los hombres, como ellos han escrito la historia, han hecho desaparecer a las mujeres de ella. Otro ejemplo es Mary Cassatt, pintora impresionista, mejor que muchos de sus coetáneos y un genio en el grabado, que o nunca la nombran o la menosprecian como “pintora de segunda, amante de Degas” (esto, por cierto, nunca lo fue). Por suerte, poco a poco, vamos avanzando. Mil gracias por tu fantástico escrito.

  2. Gracias por esta entrada. Adoro a Hedy.

  3. pandemonium dijo:

    Hace unos días oí al historiador Javier Sanz subrayar, acertadamente, que “ser mujer en la Historia, es una profesión de riesgo”.
    Y así es, desde el plano más íntimo al más potencialmente visible.

    Tal y como yo lo veo, hay que ser muy obtuso y miserable para preferir despreciar y obstaculizar sus capacidades aunque ello conlleve frenar el progreso mismo de la sociedad.
    Y no hay que irse muy lejos, que no estás reivindicando casos en países tercermundistas ni tampoco de la Edad Media.

  4. littleparrot dijo:

    masha04,

    Gracias!

    Es un placer escribir sobre este tipo de temas. Quizá poco a poco se pueda dar a conocer la historia de todas estas mujeres.

  5. littleparrot dijo:

    Nosu,

    Se hace de queré.

  6. littleparrot dijo:

    pandemonium,

    Y tan de riesgo. En muchos casos lo más suave era acabar en un psiquiátrico contando baldosas.

    Así es y así ha sido. No solo se han ridiculizado hazañas y robado méritos de descubrimientos. La de cosas que no habrán visto la luz con tal de mantener a la mujer dedicada a esa ‘aportación específica de dar calor al hogar’.

  7. Ariana dijo:

    Muy interesante entrada Parrot. Espero que hayas tenido un excelente comienzo de año. Saludos.

  8. littleparrot dijo:

    Ariana,

    Muchas gracias e igualmente🙂

  9. CrisGu9 dijo:

    Magnífico primer párrafo y magnífica entrada. Totalmente de acuerdo en que la historia de Hedy Lamarr da para peli.

    Un saludo🙂

Los comentarios están cerrados.