No la toques otra vez, Sam

La música es importante y la necesitamos. Y quien diga que no, que se quite la careta porque es un reptiliano o el mismísimo Chupacabras.

Por supuesto, me refiero a la música de verdad y no al reggaeton o esas pseudocanciones a las que les cascan el autotune para que parezca que te están cantando Los Fruitis.

Hay música para cada estado de ánimo, para cada momento y para cada tipo de persona. Y no necesariamente tiene que tener una letra que traspase tu alma o que haga replantearte tu propia existencia. Desde aquí os habla alguien que tiene una carpetita muy mona llamada ‘Petit Petard’, y además tiene un tamaño considerable.

Aunque me torturéis, jamás revelaré su contenido.

Pero de ahí a que no nos importe en absoluto lo que está diciendo la canción porque el ritmo es muy pegadizo, hay un trecho. Que una cosa es que digan tontadas en plan ‘ai lof llu, ai nid llu, in de escai, güi flai’, y otra que nos pongamos a bailar despreocupadamente mientras el estribillo dice ‘matemos a todos los gatitos que salen en Youtube’.

Si abrimos la puerta del rap o del reggae, el hedor a homofobia que sale de ahí hace que nos lloren los ojos y que no haya en el mundo pinzas de la ropa suficientes para taparnos la nariz.

Es posible que al juntar las palabras rap y homofobia os haya venido a la mente Eminem. Y quizá sea porque hubo una época en la que parece que le daban tazos de los Pokemon cada vez que decía una barbaridad. Luego, se puso a cantar ‘Stan’ junto a Elton John, porque el dinero lo cura todo.

Pero nos han dedicado por ahí canciones tan bonitas como estas:

Buju Banton – ‘Boom Bye Bye’

Buju Banton, uno de los cantantes más famosos de Jamaica y más homófobos del planeta, en su canción ‘Boom Bye Bye’  amenaza a los homosexuales con un disparo en la cabeza e invita a los oyentes a verter ácido sobre ellos y lanzarlos al fuego.

Le he hecho esto a Buju Banton porque sé que le va a gustar

Le he hecho esto a Buju Banton porque sé que le encantaría.

Guns & Roses – ‘One in a Million’

Los chicos de Guns & Roses con su canción ‘One in a Million’ se cubrieron de gloria y no quisieron privarse de nada. Para decirle a una chica que era única, irrepetible y una ‘estrella fugaz’ optaron por cagarse en inmigrantes, negros y homosexuales. De toda la canción me quedo con esta parte tan bonita:

Immigrants and faggots, they make no sense to me, they come to our country, and think they’ll do as they please, like start some mini Iran, or spread some fuckin’ disease, they talk so many goddamn ways”.

No me digáis que no. A vosotras os dedican una canción tan preciosísima y ya os tienen ganadas para siempre, ¿a que sí, estrellas fugaces?

Le he hecho esto a Guns & Roses porque sé que les encantaría.

Le he hecho esto a Guns & Roses porque sé que les encantaría.

Type O Negative – ‘I Like Goils’ 

El grupo Type O Negative decidió responder a la carta de un fan gay con la canción ‘I Like Goils’ para dejar claro que a ellos no le van los tíos (¡No Homo, Dude!) y que se olvide del  ‘tarro de vaselina’ porque en sus culos, y esto es literal, tienen tatuado ‘solo de salida’.

Le he hecho esto a Type O Negative porque sé que les encantaría.

Le he hecho esto a Type O Negative porque sé que les encantaría.

Molotov – ‘Puto’

A estas alturas ya sabemos que en México y otros países latinoamericanos el término ‘puto’  se usa de forma despectiva para referirse a los homosexuales. Molotov, sin necesidad de recurrir al ácido o al fuego, abonaba grácilmente su estribillo con guano de la mejor calidad con un repetitivo ‘matarile al maricón’. 

Uy mira, a esta no le hacen falta retoques.

Uy mira, a esta foto apenas le harían falta retoques.

Virgil Mackenroy – ‘I Got No Son’ 

Y si ya sabéis como enamorar a una chica, rechazar a un chico gay, y matar a unos cuantos maricas de diversas formas, el country gana posiciones con la canción ‘I Got No Son’ de Virgil Mackenroy. La letra da ideas de cómo responder a tu propio hijo si te dice que es homosexual, y empieza con kilos de azúcar patriótica en vena, elevando a los cielos una relación entre un chico y su padre, hasta que un día…

*truenos*

El hijo confiesa su terrible secreto y el padre le dice, al más puro estilo spaghetti western, ‘vete de aquí antes de que cargue mi pistola’. Pero, ¿para qué os lo voy a contar, pudiendo dejaros un enlace para que disfrutéis del bicho en cuestión?

Y escrito todo esto, me voy a poner una par de canciones de esa carpeta misteriosa para limpiarme el aura, si es que me queda algo de ella después de esto.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a No la toques otra vez, Sam

  1. Raquel dijo:

    Acabas de destrozar a un mito de mi adolescencia, con lo bien colocado que tenía en mi memoria a Axel. Supongo que es lo malo de no saber inglés, pero aún así, no te lo perdonaré jamás Little Parrot ¡JAMÁS!

  2. Raquel dijo:

    Bueno, sí que te lo perdono. Pero solamente porque me ha hecho mucha gracia el anuncio de Vaselina.

  3. malditadice dijo:

    ahhh no asi con la vena no me dejas. exijo, demando saber que el titulo de las cancionea que hay en tamña petarda catpeta. ademas con ese nombre tan cursi que va… que ni me sorpendo de las cancions

  4. littleparrot dijo:

    Raquel,

    No mates a la mensajera, que en sus tiempos mozos Axel ya ganaba puntos para desapuntarse de la lista de mitos con esos pantalones de lycra llenos de barras y estrellas que me llevaba.

  5. littleparrot dijo:

    malditadice,

    ¡Jamás!

    Me llevaré el secreto a la tumba.

  6. Mortimer the life dijo:

    Algo que me sorprende es que los jóvenes de 2016 escuchan casi las mismas cosas que los jóvenes de hace 45 años.El otro día en una tienda, con vendedores guapos , tatuados y ganchos en las napias , oí el mismo disco de Led Zeppelin que compré en el 73.
    “Something” y “My Swet Lord” al traducirlas parecen escritas por niños de primaria y “Like a Rolling Stone” que yo imaginé como una critica a los Stones, o algo así, es una cruel monserga a una yonki.
    La ultima canción que tuvo un efecto potente en mi cerebro (unas ganas tremendas de llorar) es “Creep” pero no la de Radiohead sino la de The Pretender.La escuché hace unos meses y algo debe de tener, aparte de lo que diga, que me deja como un adolescente abandonado.

Los comentarios están cerrados.