… y una se murió

(ATENCIÓN: Este post contiene muchísimos spoilers porque las lesbianas tienen la manía de morirse en todas las series).

El 2016 está siendo un año negro para las bolleras en televisión.

Zora en ‘Shannara Chronicles’, Carla en ‘Code Black’, Julie en ‘The Expanse’, Rose en ‘Jane The Virgin’, Ashleigh en ‘Janet King’, Lexa en ‘The 100’, Kira en ‘The Magicians’, Denise en ‘The Walking Dead’, Nora y Marie Louise en ‘The Vampire Diaries’, Mimi y Camila en ‘Empire’… Y anda que no queda año por delante.

Un minuto de silencio por nuestras 'sestras'

Guardemos un minuto de silencio por nuestras ‘sestras’

El síndrome de la lesbiana muerta

Por supuesto que en todas las series mueren personajes. En ‘Game of Thrones’ por ejemplo son muy de morirse. Pero los personajes lésbicos mueren tan a menudo y por razones tan estúpidas que en cuanto nos presentan a uno en una serie empezamos a temer por su vida. Horrible presentimiento, sensación o como queráis llamarla, comúnmente conocida como ‘Dead Lesbian Syndrome’. ¿Por qué razón, de todos los clones que hay en ‘Orphan Black’, solo la bollera tiene una enfermedad de las que le pueden llevar a la tumba en cualquier momento? Estamos sufriendo por Cosima desde el primer ataque de tos.

Haciendo números

En 2015 teníamos 35 personajes LGBTI en televisión, de los cuales, en el día 98 de este año, han matado a 12 lesbianas. Es decir, cada 8 días 1 lesbiana la ha espichado. Tal es el ritmo y la velocidad que está cogiendo esto, que ya las matan de dos en dos.

Si esto sigue así, las actrices van a empezar a decir que ‘gracias, pero no, gracias’ a papeles en los que tengan que darle un besito en los morros a otra chica. Más que nada porque cuando menos se lo esperen, saben que una bala perdida o una flecha tirada a ciegas desde detrás de un seto a 50 metros de distancia, acabará con la vida de su personaje.

Vivieron felices, comieron perdices y una se murió

Imaginad que vais al cine a ver una película romántica (de esas que habéis visto un millón de veces) en la que salen Jennifer LawrenceRyan Gosling. Sus personajes se conocen, hay un tira y afloja y al final, claro, acaban juntos. Si puede ser, con boda incluida. Que está tó pagao. Raro sería ver que algún personaje secundario se oponga a esa relación o que la familia de alguno de ellos se vea profundamente afectada o avergonzada, ¿verdad? Y más raro aún sería ver que al final de la película y en mitad de la boda, una estrella ninja lanzada por error por el Golden Retriever que lleva los anillos se clavara en la frente de Ryan Gosling provocándole la muerte. Pues chicas, si en lugar de Jennifer y Ryan, estuviésemos hablando de Jennifer Lawrence y Margot Robbie, esto que os comento tampoco habría pasado, porque Margot no habría llegado viva ni a la boda. Seguramente habría muerto bastante antes atropellada por el carrito de los helados o algo por el estilo.

Las mujeres moñer han sido asesinadas en cine y televisión durante décadas por razones varias. Siempre insisto en que veáis ‘The Celluloid Closed’, pero seguro que no me hacéis ni puñetero caso.

Castigo a la pecadora

En un principio intuyo que presentaban a la lesbiana común intentando pervertir a la hetero común, para así poder darle un merecido castigo. ¿Copiar mil veces ‘no volveré a mirarle las tetas a Audrey Hepburn’? Qué va, ilusas. Suicidio, asesinato, enfermedad o accidente.

Audrey Hepburn

– Shirley… los ojos los tengo más arriba

Podemos ver suicidios muy majos en películas, como ‘The Children’s Hour’ o ‘Lost and Delirious’, pero también en series como ‘Skins’ o ‘Private Practice’.

Asesinatos muy chachis como el de Thelma en ‘Hex’Sondra en ‘Pacific Drive’, Rachel en ‘House of Cards‘ o el de Gaia en ‘Spartacus‘.

Enfermedades mortales como las de Dana en ‘The L Word’,  Naomi en ‘Skins’, Beth en ‘Brookside’ o Alice en ‘Under the Dome’.

Pero el castigo favorito de los guionistas es la muerte por accidente. Aunque hemos visto atropellos y flechazos en tó el ojo, normalmente optan por un disparo. La bala perdida que mató a Lexa en ‘The 100′ no es nada original si recordamos a Tara en ‘Buffy the Vampire Slayer‘ o Alisha en ‘The Walking Dead‘.

A lo mejor si se hubieran puesto un chaleco antibalas tampoco habríamos visto recibir balazos menos accidentales a Angela y Louise en ‘Boardwalk Empire’, a Delphine en ‘Orphan Black‘ (aunque esta no sabemos si al final sobrevive), Silvia en ‘Los Hombres de Paco’ o Cristina en ‘Tierra de Lobos’. Aunque a veces no hay escapatoria ni con chaleco antibalas. Que se lo digan a Victoria Hand de ‘Agents of S.H.I.E.L.D’.

as

Asociación de Bolleras en Contra el Uso de Armas

Personaje en construcción. Disculpen las molestias.

En ocasiones vemos como en algunas series meten un personaje LGBTI dentro de su historia para ir de progres sin ser ellos nada de eso. Porque sí, amigas mías, para ellos hablar de sexualidad más allá de la heterosexualidad es la mar de revolucionario.

Muchos presentan a un personaje, normalmente muy plano y cuya única función es estar ahí plantado, siendo gay. No tiene ningún sueño, ninguna meta, ningún anhelo. Simplemente va apareciendo de vez en cuando para darle la replica al algún personaje porque lo de la voz en off está pasado de moda, mientras sigue ahí flotando, pareciendo un gay que tiene mucho tiempo libre.

Otros optan por darle un poco más de fondo al personaje. Los invertidos hacen actividades, saben hablar y hasta se implican un poco en la trama. Pero llegados a un punto, los guionistas no saben muy bien cómo desarrollar a ese personaje que está empezando a llamar la atención y eso les da una sensación de vértigo muy chunga, por lo que deciden que lo mejor es quitarse de encima ese lío. ¿Solución? Eliminamos el problema. Lo que se traduce, por si no lo habíais pillado ya, en matar a ese personaje. ¿Muerte por kiki? Qué va, ilusas. Muerte, a secas.

Es mucho más fácil e interesante darle cuerpo a un personaje hetero, con sus fallos y sus virtudes. Porque los heterosexuales tienen en la cabeza cosas reales que van mucho más allá de su sexualidad, trabajan, resuelven problemas, se meten en otros, interactúan con su familia y amigos, hablan, piensan y respiran. Aish… el resto somos tan distintos.

¿Tanto problema supone la sexualidad del personaje que ya le incapacita para ser alguien interesante? ¿Si el Heisenberg de ‘Breaking Bad’ hubiese sido gay ya no habría sido tan ‘danger’? ¿En lugar de hacer metanfetamina de color azul la habría hecho rosa?

En fin, aquí os dejo un enlace por si queréis ir al cementerio a ponerle flores a todas esas lesbianas que ya no están entre nosotras.

Esta entrada fue publicada en Series. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a … y una se murió

  1. Nerea dijo:

    ¿Tantas van ya? Es escandaloso. Muchas de estas series no las sigo, pero lo de Lexa fue un espanto que todavía me duele y lo de Denisse en TWD fue forzadísimo y además te lo veías venir durante todo el capítulo. Cuando le dan tanto bombo a un personaje al que no le habían hecho caso en la vida es que algo huele a chamusquina. Coincido en lo de Cosima y sufro en silencio cada vez que sale. Lo de un Heisenberg gay me ha llegado a lo más hondo. No creo que el mundo esté preparado para un malote homosexual por lo que más o menos dejas entrever. A los gays nos los ponen como pacíficos y pasivos.

  2. littleparrot dijo:

    Nerea,

    Tantas. Y me da a mí que tendré que hacer una actualización en breve.

  3. Carmen G Liempi Matus dijo:

    A veces creo que la fatalidad que muestran los productores en las parejas lez que crean para sus muchas veces lateras series se debe a la pura envidia pues no pueden creer que los homosexuales puedan ser súper felices.

  4. littleparrot dijo:

    Carmen G Liempi Matus,

    No sé si es envidia, porque ellos tienen finales felices a mogollón, en fin que no creo que envidien algo que ellos ya poseen. Lo que aquí ocurre creo que es algo mucho peor.

Los comentarios están cerrados.