Mujeres convertidas en símbolos

Los símbolos sirven para representar pensamientos complejos o abstractos de una manera sencilla. Es como un logotipo con el que puede identificarse a un colectivo o unas ideas de una forma rápida y eficaz. Pero esto no quiere decir que todos los símbolos sean buenos o que no puedan mutar dependiendo de los acontecimientos que lo acompañen.

Por ejemplo, y sin intentar caer en el tema comodín y facilón, la esvástica tenía un significado muy distinto antes de que Hitler lo usara de una manera tan negativa. En el hinduismo la esvástica representa la evolución o la involución del universo según la dirección a la que apunten sus brazos, además de simbolizar al sol o a la buena suerte. En el budismo, por ejemplo, se usa en posición horizontal y no rotada como la nazi, y representa a los 4 elementos. El famoso cartel usado durante la campaña de Obama con su rostro a cuatro colores y con la palabra ‘Hope’ se convirtió en un símbolo de cambio. En fin que, visto lo visto, no hay que confiar en los símbolos, porque muchas veces decepcionan.

Pero los símbolos no se limitan solo a banderas, iconos o imágenes impresas. Las personas también pueden convertirse en símbolos y dar un empujón a las ideas con las que dicha persona está relacionada. Sean dañinas o no.

En la era de la sobreinformación y de las redes sociales esto tiene una cara y una cruz. Ahora no cuesta tanto convertirse en un icono ya que muchas veces todo depende del número de seguidores, del feedback o de la repercusión que tenga en un número estimado de gente. Por ejemplo, cualquier gilipollas con un canal de Youtube puede convertirse en un símbolo para mucha gente (normalmente igual de gilipollas pero con algo menos de carisma). Hay gente que cambia sus hábitos o su manera de pensar y comportarse por lo que un imbécil difunda en una plataforma de vídeos de 4 minutos. En EEUU un señor de cierta edad se dedicaba a decirle a los adolescentes que visitaban su canal, que solo él les entendía, que sus padres jamás sabrían como se sienten y que lo mejor era abandonar su casa sin avisar  y vivir en la calle. Y muchos lo hicieron. Y no volvieron. En nuestro país también hay un hombre de la caverna que insta a sus seguidores, a través de cursos remunerados y vídeos de Youtube, a abordar y acosar a mujeres por la calle. Y vive de ello. Y además se considera un Casanova. Y los retrasados que pagan por esos cursos para ser un acosador le llaman ‘máquina’ y ‘figura’ y ‘crack’.

Pero también hay símbolos mucho más positivos y con mucha más fuerza. Todos recordamos al hombre del tanque de Tiananmen, cuya imagen se convirtió en un símbolo del movimiento democrático chino. También recordamos a Rosa Parks mirando a través de la ventana del autobús al que se había subido, con la idea de negarse a ceder su asiento a un blanco y moverse a la parte trasera del autobús, como estaba mandao. Ya existía un precedente de otra mujer, Claudette Colvin, que ese mismo año había sido arrestada por exactamente lo mismo.

Vamos a dedicar el sexto aniversario 😃 de este blog a unas cuantas mujeres que marcaron un antes y un después convirtiéndose en mucho más que en una persona valiente a la que la cámara ha captado en un buen momento:

‘La lucha de Cambridge’ fue dirigida por Gloria Richardson, quien en una ocasión apartó gentilmente de su cara un rifle de la Guardia Nacional durante la protesta de derechos civiles de Maryland en 1963. Esta lucha iba en contra de los políticos racistas y dueños de negocios de Cambridge y dio lugar a un año de enfrentamiento entre los racistas blancos y los residentes negros, pero con el tiempo se consiguió la eliminación de la segregación en las escuelas, hospitales y zonas públicas en toda Maryland.

- Estimada clienta, ¿quiere probar nuestra nueva fragancia de... - Aparta eso, que siempre salgo de aquí oliendo a perro mojao.

– Estimada clienta, ¿quiere probar nuestra nueva fragancia de…
– Aparta eso, que siempre salgo de aquí oliendo a perro mojao.

Las protestas contra la Guerra de Vietnam dejaron muchas imágenes para la posteridad, entre ellas la de Jan Rose Kasmiruna mujer que se plantó con una flor en la mano frente a un montón de tipos armados hasta los dientes y con cara de rancios. Para lograr un objetivo, por lo visto, vale lo mismo colocar una flor en el rifle de un soldado que ponerse a lanzar bombas a diestro y siniestro. Ya hemos visto que ninguna de las dos modalidades logran resultados permanentes.

- ¡Toma! Un capullo para otro capullo.

– Un capullo para otro capullo.

La violencia racial ha vuelto a despertar en el país de las oportunidades (si es que en algún momento se fue a dormir), tras la muerte de Alan Sterling y Philando Castile, dos ciudadanos negros asesinados a manos de policías. Esta misma semana, Leisha Evans se convirtió en un símbolo contra la violencia policial al protagonizar una foto en la que a la joven enfermera se le ve absolutamente tranquila justo antes de ser detenida, mientras dos policías armados, con sus cascos y con más protecciones que Ironman, se acercan a ella como si de una bomba de hidrógeno envuelta en Ántrax y pinchos se tratara.

Come at me bro

Come at me bro!

Pero mi favorita es Tess Asplund. Esa mujer negra, valiente y desafiante que se colocó frente a unos 300 tipejos que estaban realizando una marcha nazi en Suecia. Sin armas y únicamente con su puño en alto, esta mujer de 42 años se ha convertido en el último símbolo de la lucha contra el racismo en el país.

a

-Señora, ¿tiene un momento para hablar de nuestro señor Jesucristo?

Más mujeres valientes así todos los días del año.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mujeres convertidas en símbolos

  1. No sabía que era el sexto aniversario del blog, quería pasarme a felicitar. Aunque soy persona non grata everywhere, me sigue pareciendo el único blog interesante y que he seguido a lo largo de los años. Al César lo que es del César.

    Espero algún día hacer (buena) fotografía documental y que lo puedas publicar en tu blog🙂

    Muchas felicidades
    Un abrazo, siempre

  2. littleparrot dijo:

    R (@rachel_vice)

    Oye, pues muchas gracias.

    Pues sí, 6 años ya. Te aseguro que a me sorprende haber aguantado 6 años de blog con lo rápido que me canso yo de las cosas. A ver si me dan las fuerzas para unos cuantos más.

Los comentarios están cerrados.